Inicio > Noticias > Internacional > Exfiscal hondureña indignada por incumplimiento de condena contra periodista

Exfiscal hondureña indignada por incumplimiento de condena contra periodista

Tegucigalpa, 26 mar (EFE).- Sonia Gálvez, exfiscal de la Mujer y esposa del ex fiscal general adjunto de Honduras Rigoberto Cuéllar, expresó este martes su “indignación” ante la falta de cumplimiento a la condena dictada contra el periodista David Romero, quien fue sentenciado a 10 años de cárcel por difamación e injurias.

“Pacientemente he visto con indignación cómo se han desarrollado los hechos en torno a la ejecución de la sentencia condenatoria recaída contra el ciudadano David Romero”, indicó Gálvez en un comunicado.

Gálvez presentó en agosto de 2014 una demanda contra Romero, contra quien hay una orden de captura y estaba prófugo, por 15 delitos de calumnia e injurias.

“He observado cómo se diluye y se pervierte una lucha que yo enfrenté sola, sin el apoyo de grupos defensores de derechos humanos, ni de grupos defensores de los derechos de la mujer, para defender mi honra, mi seguridad personal y la de mi familia”, enfatizó.

Aseguró que su lucha nada tiene que “ver con la libertad de expresión, colores políticos, ni grupos de izquierda o derecha, sino únicamente con la defensa de mi dignidad como mujer y como operadora de justicia que en su momento fui”.

Los jueces, fiscales y agentes de investigación, añadió, son “susceptibles de verse en una situación similar, solo por haber cumplido fielmente con su labor” y “eso no es permisible en ningún Estado de Derecho”.

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia de Honduras declaró el 11 de enero sin lugar un recurso de casación presentado por la defensa de Romero y ratificó la sentencia emitida en marzo de 2016, de diez años de reclusión, por la comisión de seis delitos de difamación constitutivos de injurias contra Gálvez.

El pasado día 14 un juez de ejecución emitió orden de captura contra Romero, director de Radio Globo en Tegucigalpa, donde permanece desde el lunes.

Gálvez indicó que en 2002, cuando ella era fiscal de la Mujer, acusó al periodista de haber violado a una hija suya, quien lo denunció, y fue condenado a diez años de prisión.

Por buen comportamiento, Romero, quien era diputado suplente ante el Parlamento de Honduras por el opositor Partido Liberal, no terminó de cumplir los diez años de prisión.

“Una vez que cumplió su condena, (Romero) aprovechó sus espacios televisivos y de radio para atacarme visceralmente de forma sistemática, tanto a mí como a mis seres queridos”, enfatizó Gálvez.

Esos ataques, agregó, fueron “personales, que nada tienen que ver con el derecho a la información, ni mucho menos con la libertad de expresión”.

Gálvez instó a la ciudadanía a leer la sentencia contra el periodista para que “verifique que los ataques que realizó David Romero en mi contra fueron en mi condición de mujer, madre, esposa e hija”.

“Debo manifestar que no tengo nada en contra de la libertad de expresión, todo lo contrario, soy fiel creyente que ese derecho debe ejercerse en todo Estado que se autodenomine como democrático, pero debe ejercerse de manera responsable y bajo ninguna circunstancia permitir que se utilice como instrumento de venganza”, destacó.

Cada pena dictada contra Romero “es proporcional a los hechos, pues no se trata de un sólo hecho aislado, sino de un ataque sistemático y permanente que lleva más de 4 años”, apuntó.

Gálvez indicó que a diferencia de otros periodistas condenados por difamación e injurias que han conmutado su pena pagando 10 lempiras (unos 40 centavos de dólar) por día de condena, a Romero “no le es posible gozar de este beneficio” por la sentencia anterior.

La exfiscal hondureña dijo que no espera “apoyo de nadie, nunca lo he tenido, más que el acompañamiento de Dios y el respaldo absoluto de mi familia, pero tampoco puedo callar al ver como se utiliza mi causa como bandera de lucha en beneficio de intereses mezquinos, ya sean particulares o de grupos”, según el comunicado.EFE

A %d blogueros les gusta esto: