Inicio > Noticias > Internacional > Exhuman restos de 141 víctimas de una matanza en Ruanda previa al genocidio

Exhuman restos de 141 víctimas de una matanza en Ruanda previa al genocidio

Kigali, 21 ene (EFE).- Ruanda ha exhumado restos de 141 víctimas tutsis que fueron masacradas en 1993 durante una campaña contra esa etnia previa al genocidio de 1994, que causó la muerte de más de 800.000 tutsis y hutus moderados, confirmaron hoy a Efe las autoridades.

Las labores de desentierro están teniendo lugar en el distrito occidental de Rubavu, cerca de la frontera con la República Democrática del congo (RDC).

Las víctimas incluyen hombres, mujeres y niños de diferentes áreas de la Provincia Oriental de Ruanda perseguidos por el régimen del entones presidente ruandés, el hutu Juvénal Habyarimana.

“Esos asesinatos fueron ejecutados en 1993 por un grupo llamado ‘Turi Hose’ liderado por el teniente coronel Anathole Nsengiyumva, que era un comandante militar en la zona”, declaró este martes a Efe el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional para la Lucha Contra el Genocidio, Jean Damascene Bizimana.

“Turi Hose” era una unidad especial integrada por hutus radicales que, tras recibir entrenamiento, era desplegada para asesinar tutsis a fin de demostrar valentía antes del genocidio.

“En la fosa común se han encontrado armas como martillos y pequeñas azadas usadas para matar a esta gente después de atarle las manos a la espalda”, explicó Bizimana.

El teniente coronel Nsengiyumva cumple actualmente cadena perpetua tras ser declarado culpable del genocidio por el Tribunal Criminal Internacional para Ruanda en 2008.

Meses antes del genocidio, líderes del Gobierno de Habyarimana usaron los medios de comunicación para retratar a los hutus como enemigos y extranjeros que no tenían derecho a vivir en el país.

El 6 de abril de 1994, el derribo del avión en el que viajaban Juvénal Habyarimana y su homólogo de Burundi, Cyprien Ntaryamira, causó la muerte de ambos y supuso el detonante de esta limpieza étnica, considerada una de las peores de la historia reciente.

En apenas cien días, esta masacre provocó la muerte de más de 800.00 tutsis, etnia que aglutinó el 70 por ciento de los fallecidos, y hutus moderados.

Esas personas murieron a manos de “elementos” hutus de manera “planificada, sistemática y metódica”, según denunció la ONU.

Hutus (etnia mayoritaria) y tutsis convivían entonces -y conviven ahora- pese al odio engendrado durante el régimen colonial impuesto hasta 1962 por Bélgica, que eligió a los tutsis como casta dominante. EFE

%d bloggers like this: