“Exiliados estaremos pronto de vuelta en Nicaragua”, dice activista expulsada

Agencia EFE

San José, 27 nov (EFE).- La activista nicaragüense costarricense Ana Quirós, expulsada el lunes de Nicaragua, afirmó hoy en Costa Rica que los miles de exiliados por la violenta crisis estarán pronto de regreso para “construir” un país democrático.

“Me prohíben reingresar por lo menos 5 años. Sabemos que (el Gobierno) no va a durar esos cinco años y que mucho antes que eso yo y el resto de los exiliados y refugiados estaremos de vuelta en Nicaragua disfrutando de un país en democracia, en libertad y con justicia”, expresó Quirós en una conferencia de prensa.

La activista feminista y de derechos humanos costarricense vive en Nicaragua desde hace 40 años y obtuvo la nacionalidad nicaragüense en 1997.

Sin embargo, según relató, fue citada por la Dirección de Migración el lunes, estuvo detenida en la cárcel de El Chipote y sin explicaciones, sin ayuda jurídica y sin recibir documento alguno, las autoridades la despojaron de la nacionalidad, la expulsaron a Costa Rica y le prohibieron la entrada a Nicaragua por cinco años.

“En ningún momento me interrogaron ni recibí maltrato físico. Sí recibí agresiones verbales múltiples, amenazas y constante intimidación. La nacionalidad no la da un papel, no la quita un funcionario de octava ni de primera, la nacionalidad la escogemos y seguiré sintiéndome orgullosamente binacional”, manifestó.

Quirós, quien el 18 de abril pasado fue una de las primeras personas heridas en las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega, afirmó que “hoy hay más de 600 secuestrados por el régimen de Ortega y Rosario Murillo”.

“Por ellos (los secuestrados) vamos a seguir trabajando arduamente hasta que el último logre estar con sus familias, logre volver con su vida normal, estar en libertad y no tener que temer a quienes hoy con el poder de las armas amenazan, asesinan, detienen secuestran y desaparecen a nuestros hermanos”, manifestó.

Quirós agradeció al Gobierno de Costa Rica y a la Fundación Arias para la Paz por el apoyo que le brindó a ella y a miles de nicaragüenses que han huido hacia este país desde que comenzó la crisis por las protestas contra Ortega en abril pasado.

La activista afirmó que desde Costa Rica seguirá alzando la voz para defender los derechos humanos en Nicaragua y que incluso podría llevar a cabo acciones legales internacionales por medio de organizaciones como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

“Utilizaremos los canales internacionales de denuncia y ojalá de enjuiciamiento. Hay normas internacionales y ellos (Ortega y Murillo) no están exentos”, aseguró.

Desde el comienzo de la crisis en el país vecino, Costa Rica ha recibido más de 20.000 solicitudes de refugio de nicaragüenses y el pasado 10 de octubre otorgó asilo al secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), Álvaro Leiva.

La crisis sociopolítica en Nicaragua ha causado entre 325 y 545 muertos, según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de “más de 300 muertos”, así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

Ortega ha negado las acusaciones y ha asegurado que se trata de un intento de “golpe de Estado”. EFE