Exjefe Misión de OEA en Honduras también denuncia interferencia telefónica

Agencia EFE

Tegucigalpa, 20 feb (EFE).- El exjefe de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih de la OEA, Juan Jiménez, denunció hoy una supuesta interferencia de sus comunicaciones telefónicas cuando ejerció al frente del equipo del organismo hemisférico.

“Quería pasar la página y que acabe esta historia para bien de la @OEA_MACCIH. Pero debo comunicar la inferencia (interferencia) y violación de mis comunicaciones por la representante Claudia Barrientos. Esta (este) es el grupo de mi familia en Lima penetrado de forma ilegal. Hay alguna explicación?”, escribió Jiménez en Twitter, además de mostrar una imagen con mensajes.

A su denuncia en esa misma línea se sumó la del exprocurador de la Maccih, Julio Arbizu, quien indicó desde Ginebra que algo parecido ha ocurrido con él.

“Es lo mismo que hizo conmigo. Acá sigo en Ginebra, esperando la llamada del Secretario General, tal como su asesor me dijo que haría”, señaló Arbizu, quien renunció de la Maccih el pasado día 15, pocas horas después de que Jiménez lo hiciera de manera “irrevocable”.

Arbizu también le había escrito antes a Almagro: “Señor secretario general, estoy en el salón contiguo a su conferencia en Ginebra. La mía empieza en minutos. Su representante en Honduras ha anulado mi teléfono remotamente e intenta acceder a mi información. Me gustaría comentarle este caso de hostigamiento”.

Jiménez dijo la semana pasada que renunciaba como jefe de la Maccih por falta de apoyo del secretario general de la OEA (Organización de Estados Americanos), Luis Almagro.

Almagro y Arbizu asistían hoy en Ginebra a la Cumbre de Derechos Humanos y Democracia.

El secretario general de la OEA había dicho antes de las últimas denuncias de Jiménez y Arbizu, que será investigada una denuncia de racismo hecha por el exprocurador de la Maccih.

“Toda mi vida lidié con el racismo y el prejuicio, por mi color y hasta por mi nacionalidad. Que ahora un par de impresentables en @OEA_MACCIH me regale expresiones racistas, no habla de mí. Habla de ellos y de quien los llevó a ocupar un puesto para el que nunca calificaron”, indicó Arbizu.

Almagro respondió por la misma red social que ha “tomado conocimiento” de la denuncia hecha por Julio Arbizu y que “se ha instruido” al inspector general y al secretario de Asuntos Legales de la OEA “continuar investigación sobre situación funcional” de la Maccih, “con énfasis en racismo y xenofobia”.

“Medidas contra estas acciones deben ser fuertes y contundentes”, subrayó Almagro.

El día de su renuncia, Jiménez también denunció otros asuntos internos como el nombramiento de personal de la Maccih en puestos que no se desempeñan en Tegucigalpa, sino en Washington.

Arbizu, por su parte, al anunciar su renuncia dijo, en alusión a Almagro, que “cuando emprendes una cruzada anticorrupción y te atacan los corruptos es comprensible”.

Pero, “cuando el que te ataca es el que debe respaldarte, es porque el río trae piedras. Y eso, más temprano que tarde, se va a saber. Honduras no merecía esto”, subrayó Arbizu.

Antes de que Jiménez renunciara, Almagro había dicho en una carta al presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, que “será necesario fortalecer el funcionamiento de la Maccih”, porque no ha arrojado resultados en algunos casos de corrupción que se hubiesen deseado. EFE