Exministro De Vido ve persecución de Macri en juicio por tragedia ferroviaria

Buenos Aires, 22 ago (EFE).- El legislador Julio de Vido, exministro kirchnerista de Planificación Federal (2003-2015), consideró hoy que el juicio oral en su contra por un choque de tren en Buenos Aires que dejó 51 muertos en 2012 forma parte de una “persecución” del Gobierno de Mauricio Macri.

De Vido, que actualmente ocupa un escaño en la Cámara de Diputados de Argentina, se sentará en el banquillo de los acusados a partir del 27 de septiembre, cuando se inicie el debate sobre su responsabilidad en la “tragedia de Once”, ocurrida el 22 de febrero de 2012.

Ese día, un tren de la línea ferroviaria Sarmiento, que conecta la capital argentina con el oeste de su conurbano, se empotró contra un andén de la estación cabecera de Once en la hora punta de la mañana, un suceso que segó la vida de 51 personas y dejó 700 heridos.

De Vido, que acudió esta mañana a los tribunales para firmar la notificación de la apertura del juicio, afirmó que la celebración del debate judicial llega en un mal momento por producirse “en un contexto electoral”, y opinó que la investigación contra él es “un acto más de persecución del Gobierno de Macri”.

“Nadie está más dolido que yo por lo que pasó. Hay que esperar que la Justicia actúe. Lamentablemente, el contexto electoral no es el mejor momento.(…) Yo fui metido por la ventana en esta causa, en la que no había sido mencionado en la instrucción”, dijo en declaraciones a la prensa local después de personarse en el juzgado.

Tras 134 audiencias que llevaron casi dos años de proceso, en diciembre de 2015 salió el histórico veredicto que condenó a los exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime (2003-2008) y Juan Pablo Schiavi (2008-2012) a seis y ocho años de cárcel, respectivamente, dentro de un primer caso para definir a los culpables del accidente.

El fallo determinó, además, penas de cárcel para varios directivos de Trenes de Buenos Aires (TBA) -que tenía la concesión de la línea siniestrada- y al maquinista que conducía el tren, Marcos Córdoba, y estableció que había que investigar a De Vido.

En septiembre de 2016, el juez Claudo Bonadio dictó el fin de la fase de instrucción con relación al actual diputado, acusado de delitos de descarrilamiento “agravado” por haber fallecidos y heridos “y por defraudación contra la administración pública”, y decidió enviarlo a juicio oral y público pese a las peticiones de sobreseimiento de sus abogados. EFE