Exministro fujimorista vuelve a Perú desde EE.UU. y se entrega a la justicia

Lima, 10 mar (EFE).- El exministro fujimorista Jaime Yoshiyama volvió este domingo a Perú desde Estados Unidos y se entregó a las autoridades judiciales, que lo investigan por su participación en un presunto lavado de activos que ha llevado a prisión a la líder opositora Keiko Fujimori, confirmó su abogado, Humberto Abanto.

Yoshiyama arribó al aeropuerto internacional de Lima hacia las 23:00 horas (04:00 GMT del lunes) en un vuelo procedente de la ciudad estadounidense de Atlanta y se entregó a la Policía para cumplir una orden de 36 meses de prisión preventiva dictada en su contra en noviembre del año pasado.

El también exsecretario del partido Fuerza Popular, que lidera Keiko, estuvo acompañado por Abanto, quien desde el año pasado señaló que su defendido se había sometido a una operación en los ojos y de todas maneras regresaría al país durante este mes de marzo.

“Para todos los que creían que estaba rehuyendo la acción de la justicia está aquí”, declaró Abanto a periodistas al abandonar el aeropuerto, antes de señalar que Yoshiyama quedó detenido en la oficina de requisitorias de la Policía Nacional.

De ahí será trasladado a las celdas del Palacio de Justicia, en el centro histórico de Lima, donde permanecerá hasta que se determine en qué prisión será recluido.

Abanto también dijo que Yoshiyama es “inocente” de las acusaciones en su contra, por lo que no piensa acogerse a la figura jurídica de la colaboración eficaz.

Antes de emprender el viaje desde Estados Unidos, el abogado había publicado en su cuenta de Twitter una foto en la que se le ve al lado de Yoshiyama dentro de un avión.

“Los cobardes juzgan desde su cobardía, los traidores desde su traición y los miserables desde su miseria. Para los que no conocen el valor de la palabra, aquí vamos a Lima Jaime y yo para demostrar que con la verdad ni se ofende ni se teme”, señaló en el mensaje que acompañó la imagen.

El juez Richard Concepción Carhuancho dictó la prisión preventiva contra el exministro de Transportes y Comunicaciones del régimen de Alberto Fujimori, mientras se le investiga por su participación en la presunta financiación irregular de la campaña de 2011 de Keiko, quien también 36 meses de prisión preventiva desde octubre pasado.

Al ordenar la medida, el juez sostuvo que hay “elementos de convicción” sobre la entrega de un millón de dólares por parte de la constructora brasileña Odebrecht para la campaña electoral de Keiko.

Agregó que la primera entrega de esa suma se hizo a Yoshiyama a mediados de 2010 para ser usada en la primera vuelta electoral y que la segunda se dio a Bedoya, en una primera parte de 200.000 dólares, el 3 de mayo de 2011, y en otra de 318.000 dólares, el 11 de mayo de 2011, montos que fueron empleados en la segunda vuelta electoral.

Concepción recordó que existen las declaraciones de los ejecutivos de la constructora Marcelo Odebrecht, Jorge Barata y Luiz Mameri, quienes afirmaron que se entregó el dinero para la campaña de Fujimori.

Indicó que ese dinero tendría naturaleza ilícita, pues provendría de la caja 2 de la División de Operaciones Estructuradas, que era la oficina encargada de otorgar los pagos ilegales de Odebrecht.

También mencionó la “sospecha grave” de la existencia de actos de ocultamiento del dinero realizados por Yoshiyama, quien habría camuflado los fondos ilícitos mediante falsos donantes a través de su sobrino Jorge Yoshiyama Sasaki, quien se ha acogido a la “confesión sincera” y ha admitido esa modalidad.

Por ese motivo, consideró necesario imponer la prisión preventiva contra Yoshiyama por la existencia de peligro de fuga, ya que este permanecía en ese momento en Estados Unidos. EFE