Exoneración de un policía blanco que mató a un joven negro desata las alarmas

Washington, 15 sep (EFE).- Un tribunal de Misuri (EE.UU.) declaró hoy inocente al expolicia local Jason Stockley de la muerte en 2011 de un joven negro, en un controvertido fallo que ha puesto en guardia a las autoridades de la capital del estado, San Luis, ante la posibilidad de que se produzcan protestas violentas.

“Aunque sabemos que las emociones se están calentando, nuestra prioridad número uno en estos momentos es proteger y servir a nuestros ciudadanos. Pedimos a aquellos ciudadanos que decidan manifestarse que lo hagan de manera pacífica”, señaló la policía de San Luis tras darse a conocer el veredicto.

La decisión judicial ha caído como un jarro de agua fría en el estado de Misuri, donde en agosto de 2014 un policía blanco mató al joven negro Michael Brown en la localidad de Ferguson, a las afueras de San Luis, lo que provocó protestas y graves enfrentamientos que llevaron a la Guardia Nacional a intervenir.

Los hechos juzgados ahora por el Tribunal 22 del Distrito de Misuri tuvieron lugar el 20 de diciembre de 2011.

El entonces policía de la ciudad de San Luis y su compañero, el agente Brian Bianchi, observaron a Anthony Lamar Smith, de 24 años, en lo que consideraron una actitud sospechosa que les llevó a pensar que podría estar traficando con drogas a la puerta de un restaurante.

Los agentes se acercaron a Smith, que reaccionó dando marcha atrás a su vehículo con el propósito de embestir al coche policial para a continuación darse a la fuga.

Stockley y Bianchi, sin embargo, consiguieron poner en marcha su automóvil y comenzaron una fuga que concluyó cuando el sospechoso se estrelló contra un árbol.

En ese momento, según recoge el veredicto del juez Thimoty Wilson, se pudo escuchar por la radio de la policía como Stockley decía: “Vamos a matar a este hijo de puta. Lo sabes, ¿no?”.

A continuación, según se puede ver en un vídeo grabado desde el propio coche de policía, los dos agentes rodearon el vehículo del sospechoso y Stockley disparó a Smith, según declaró el agente, en un acto de defensa propia porque el sujeto abrió fuego primero.

La familia de la víctima, sin embargo, alegó que en el momento en que los agentes se aproximaron al coche, debido al impacto del accidente, Smith se encontraba desorientado e inclinado sobre el volante y que la pistola que los agentes encontraron en posesión del fallecido fue disparada por los propios agentes.

El juez Wilson, que consideró que toda la situación se debió a la “peligrosa conducta de Smith”, ha considerado que Sotckley “no es culpable de ninguno de los dos cargos presentados contra él”, asesinato en primer grado y acción criminal.

Ante la posibilidad de que un fallo exonerase a Stockley, que tras dejar el cuerpo policial se mudó a Houston, el gobernador de Misuri, Eric Greitens, decidió activar a la Guardia Nacional del estado.

Por su parte, la alcaldesa de San Luis, Lyda Krewson, emitió este jueves un comunicado en el que quiso “dejar claro” que “quienes cometan actos violentos o destructivos afrontarán las consecuencias”. EFE