Experto dice que a EE.UU. “no le gusto nada” relaciones de Panamá y China

La Estrella de Panamá

Panamá, 7 sep (EFE).- El constitucionalista panameño Miguel Antonio Bernal dijo hoy que a Washington “no le gustó para nada” que Panamá estableciera relaciones con China en detrimento de Taiwán, y que por ello el presidente Donald Trump consultará con su representante diplomático la decisión del país centroamericano.

Bernal declaró a Efe que “para quienes siguen de cerca el acontecer nacional, es un hecho evidente, público, y hasta notorio, que el Gobierno de Washington no le gustó para nada” la determinación tomada por Panamá.

“No le gustó para nada, no tanto por el hecho de que Panamá estableciera relaciones con la República Popular China”, sino porque “lo hizo en secreto y les avisó solo 24 horas antes”, indicó el también catedrático universitario.

Consideró además que la llamada de Trump “entra dentro de “querer mantener un control en cuanto a la política exterior de determinados países en los cuales Washington siempre ha dado la nota”.

Añadió que esto puede significar un llamado de atención a todos los Gobiernos que han establecido estas relaciones porque EE.UU. ve allí “un peligro para sus intereses comerciales, financieros, además de políticos”.

Esta situación va destinada a convertir a la región “en un área de conflicto entre las dos potencias, Estados Unidos y la República Popular China”, vaticinó Bernal.

El constitucionalista resaltó que es así ya que “para nadie es un secreto las diferencias tanto de carácter económico como bancarios y comerciales que existe ahora mismo entre Estados Unidos y China”.

Bernal inquirió sobre por qué no llamaron a los embajadores en Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Perú, México y de otros países que tienen todos relaciones con China desde hace mucho tiempo.

Estima que en el caso concreto de la región centroamericana, “históricamente Estados Unidos siempre ha tenido, quien quiera que esté en la presidencia, un interés en mantener algún grado ya más de influencia que de control”.

Panamá dijo este viernes que seguirá trabajando “estrechamente” con Estados Unidos pese a la decisión del Gobierno de Donald Trump de llamar a consultas a su representante diplomático para evaluar la decisión del país centroamericano de romper relaciones con Taiwán a favor de China, lo que sucedió hace más de un año.

“Panamá respeta la decisión del Gobierno de los Estados Unidos de América de llamar a consultas a su Encargada de Negocios en Panamá, así como a sus Embajadores de El Salvador y República Dominicana”, indicó la Cancillería panameña en una breve declaración enviada a Efe.

En la misiva, de dos párrafos, el Ejecutivo del presidente Juan Carlos Varela indicó que “Panamá seguirá trabajando estrechamente con el país norteamericano en la agenda bilateral de ambas naciones”.

El Departamento de Estado de EE.UU. llamó este viernes a consultas en Washington a sus representantes diplomáticos en Panamá, El Salvador y República Dominicana por las “recientes decisiones de dejar de reconocer a Taiwán”, dijo la portavoz Heather Nauert.

Estados Unidos es un aliado de Taiwán, y la medida afecta al embajador de EE.UU. en República Dominicana, Robin Bernstein; su embajador en El Salvador, Jean Manes; y su encargada de negocios en Panamá, Roxanne Cabral.

“Nuestros tres jefes de misión se reunirán con líderes del Gobierno de Estados Unidos para analizar las formas en que Estados Unidos puede apoyar instituciones y economías fuertes, independientes y democráticas en toda Centroamérica y el Caribe”, añadió la portavoz.

Panamá estableció las relaciones diplomáticas con China en junio de 2017, lo que significó el automático rompimiento con Taiwán, a la que Pekín considera una isla rebelde. EFE