Expertos ONU piden liberación de joven palestina que abofeteó a un soldado

 

 

Ginebra, 13 feb (EFE).- Expertos independientes en derechos humanos de la ONU pidieron hoy la puesta en libertad de la adolescente palestina Ahed Tamimi, que desde hoy enfrenta un juicio ante un tribunal militar israelí por haber pegado a un soldado israelí.

El relator especial de la ONU para los Territorios Palestinos Ocupados desde 1967, Michael Lynk, y el presidente del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Detención Arbitraria, José Antonio Guevara Bermúdez, pidieron en un comunicado su “liberación” e instaron a los juicios “se adhieran estrictamente a los estándares jurídicos internacionales”.

“La Convención sobre los Derechos del Niño, que Israel ha ratificado, establece claramente que los niños solo deberían ser privados de libertad como último recurso y solo durante el periodo más corto posible”, recalcó Lynk.

La joven de 17 años ha estado detenida desde que fue arrestada en su casa por soldados israelíes el pasado 19 de diciembre, momento en el cual tenía 16 años.

Cuatro día antes fue filmada cuando se enfrentaba físicamente a soldados israelíes en la propiedad de su familia en Nabi Saleh, en el territorio ocupado de Cisjordania.

El tribunal ordenó que permanezca detenida hasta el fin del juicio, que hoy se ha aplazado hasta principios de marzo.

“Ninguno de los hechos en este caso parece justificar su detención continuada, particularmente dadas las preocupaciones expresadas por el Comité sobre los Derechos del Niño sobre el uso de la detención en la fase previa a juicios y la detención preventiva”, añadió Lynk.

Guevara Bermúdez a su vez dijo que la manera en la que Tamimi fue detenida en medio de la noche y por soldados armados y la forma en que fue interrogada por funcionarios israelíes del aparato de seguridad sin un abogado o familiares presentes, “viola la garantía jurídica fundamental de tener acceso a letrados”.

Los expertos también dijeron que la detención de la adolescente en la prisión israelí de Hasharon viola el IV Convenio de Ginebra, que establece que la deportación de personas protegidas desde un territorio ocupado al del poder ocupante o al de cualquier otro país está prohibido, con independencia del motivo.

“Lamentablemente el de Tamimi no es un caso aislado, ya que cifras palestinas reflejan que Israel detiene y procesa a entre 500 y 700 niños palestinos en tribunales militares cada año”, señalo Lynk. EFE