Expresidente salvadoreño Funes se desliga de quema de pruebas en su contra

El Nuevo Diario

San Salvador, 5 oct (EFE).- El expresidente de El Salvador Mauricio Funes (2009-2014), asilado en Nicaragua, se desligó hoy de una investigación de la Fiscalía por la supuesta destrucción de pruebas policiales en un terreno ligado a la investigación en su contra.

“No tengo nada que ver con el inmueble y menos con su uso y los documentos encontrados hace unos días”, sostuvo en sus redes sociales el exmandatario, procesado por delitos de corrupción.

El fiscal general, Douglas Meléndez, confirmó este jueves la localización de archivos policiales quemados y “hasta casquillos” de bala en un terreno en San Salvador que era alquilado por la Policía.

Meléndez apuntó, sin entrar en detalles, que “ese inmueble es uno de los que salió vinculado en la investigación al expresidente Funes” por una millonaria malversación de fondos estatales.

Funes aseguró que este señalamiento es “otra mentira más del fiscal” y que “el terreno al que alude es propiedad de un empresario que autorizó a la Policía a usarlo como bodega de vehículos decomisados”.

Reportes de la prensa local dan cuenta de que los documentos, incluidos álbumes fotográficos y actas policiales, están relacionados con procesos de homicidios y extorsiones.

Funes es acusado por supuestamente encabezar una estructura que desvió más de 351 millones de dólares de dinero estatal a ocho cuentas particulares y de las que sacaron más de 292 millones en efectivo.

El expresidente, quien llegó a gobernar bajo la bandera del “cambio” del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) ante la corrupción de Administraciones anteriores, es el tercer presidente de la democracia salvadoreña en ser acusado de apoderarse de dinero público.

Los casos de corrupción que implican a expresidentes suman más de 666 millones de dólares, incluidos los más de 300 millones por los que fue condenado a 10 años de prisión el exmandatario Elías Antonio Saca (2004-2009). EFE