Expresidente salvadoreño Saca admitirá millonario desvío para reducir pena

El País

San Salvador, 7 ago (EFE).- El expresidente de El Salvador Elías Antonio Saca (2004-2009) acordó hoy, durante la instalación de un juicio en su contra, admitir su participación en el desvío de más de 300 millones de dólares de fondos estatales para reducir su pena.

“Doy mi consentimiento al juicio abreviado. He conocido todos los detalles, hemos discutido con mi defensa y hablado con la Fiscalía”, dijo Saca ante los tres jueces del Tribunal Segundo de Sentencia de San Salvador.

Saca, al igual que sus exsecretarios Privado, de Comunicaciones y de Juventud Elmer Charlaix, Julio Rank y César Funes, respectivamente, acordaron con la Fiscalía confesar los delitos de peculado y lavado de dinero y reintegrar parte del dinero a cambio de no recibir las penas máximas.

Uno de los fiscales del caso explicó a los juzgadores que las solicitudes del “juicio abreviado” fueron presentadas a mediados de julio pasado y que las mismas fueron aceptadas por el fiscal general, Douglas Meléndez, el día 23 del referido mes.

Señaló que el acuerdo estipula que Saca y Charlaix purgarán una pena de 10 años de prisión, mientras que Rank y Funes solo serán condenados a 5 años de cárcel, sin la posibilidad de apelar ni recibir beneficios como la libertad condicional.

El abogado defensor de Saca, Mario Machado, dijo a periodistas que la admisión de los delitos no implica que Saca reconocerá la malversación de los más de 300 millones de dólares, sino que solo de una parte, sin entrar en detalles.

“Técnicamente es difícil probar lo que la Fiscalía busca probar, pero políticamente ya se condenaron a los señores y esa presión cuesta cargarla”, sostuvo el letrado.

Otros tres procesados, Pablo Gómez, Francisco Rodríguez Arteaga y Jorge Alberto Herrera, solicitaron a la Fiscalía un acuerdo similar, pero hasta la fecha la Fiscalía no ha decidido sobre las mismas.

La Fiscalía sostiene que Saca y los demás implicados operaban una estructura en el interior de la Presidencia que movió más de 300 millones de dólares a 14 cuentas personales de Charlaix, Rodríguez y Gómez, de las que posteriormente retiraron al menos 116 millones de dólares “en efectivo”, de los que lavaron 6 millones. EFE