Expresidente salvadoreño Saca se benefició con más de 50 millones malversados

San Salvador, 9 ago (EFE).- El expresidente de El Salvador Elías Antonio Saca

LaPrensa.hn

y sus allegados se beneficiaron con más de 50 millones de dólares del presupuesto estatal, que forman parte de los más de 300 millones que la Fiscalía asegura que malversó, dijo hoy su abogado defensor, Mario Machado.

“Él ha hablado que (el beneficio) entre terceras personas y él puede ser arriba de los 50 millones de dólares”, señaló a la prensa el letrado luego de que Saca confesó a los tres jueces del Tribunal Segundo de Sentencia su culpabilidad en los delitos de peculado y lavado de dinero.

Machado aseguró que la cifra de 300 millones de dólares “no debería de ser el parámetro para juzgar” a Saca y seis de sus excolaboradores, porque “gran parte del dinero se utilizó para actuaciones meramente de la Presidencia y otra gran parte no”.

“El error que ha tenido este tema es la expectativa de 300 millones de dólares, porque esa cifra fue el presupuesto de los cinco años de la Casa Presidencial” y “eso hace ver mal cualquier arreglo”, añadió.

Machado acotó que “el expresidente Saca ha narrado lo que él realizó y los beneficios que ha obtenido” y “se ha venido a aceptar culpabilidad, aceptar condena y hacer una propuesta de devolución de bienes” de entre 25 y 30 millones de dólares.

La confesión de Saca forma parte de un trato alcanzado con la Fiscalía, con el que se espera evite la pena máxima de hasta 30 años de prisión por una de 10 años de cárcel en un “juicio abreviado”, beneficio judicial al que se acogieron cinco de sus seis excolaboradores procesados.

Se trata de los exsecretarios Privado, de Comunicaciones y de Juventud Elmer Charlaix, Julio Rank y César Funes, respectivamente, y del ex gerente financiero de la Presidencia Francisco Rodríguez Arteaga.

Para mañana está programado que el exempleado de la Presidencia Jorge Alberto Herrera rinda declaración y confiese el delito de peculado, mientras que su compañero Pablo Gómez decidió no solicitar este beneficio judicial.

El expresidente Saca fue el primero en declarar este jueves y aseguró que para respaldar el desvío de los fondos emitió un reglamento, para que la información relacionada fuera considerada como secreto de Estado.

“Dicha normativa me permitía asegurar la aparente legalidad en el manejo de los fondos públicos, aprovechar su uso y apropiármelos en beneficio personal y de otras personas”, apuntó.

Saca es el primer expresidente de la democracia salvadoreña en afrontar un juicio por delitos de corrupción, dado que su predecesor en el Ejecutivo, Francisco Flores, fue enviado a esta etapa en 2015, pero falleció antes de que se instalara. EFE