Expulsado del Partido Comunista para ser juzgado antiguo edil de Shanghái

BN-LE374_cgraft_J_20151110035817Shanghái (China), 20 ene (EFE).- El antiguo teniente de alcalde de Shanghái, responsable del desarrollo local y de la primera Zona Piloto de Libre Comercio (ZPLC) del país, Ai Baojun, ha sido expulsado de su cargo y del Partido Comunista de China (PCCh) para ser juzgado.


Según recoge hoy el diario oficial “Shanghai Daily”, la Comisión Central para la Inspección de la Disciplina, el organismo anticorrupción del PCCh, encontró a Ai responsable de “serias ofensas a la disciplina” de la organización, el eufemismo que suele emplear para referirse a prácticas corruptas.

Se sospecha que Ai aceptó sobornos en forma de dinero y regalos, y que abusó de su posición para beneficiarse a sí mismo y también a terceros, lo que incluyó favorecer los negocios de familiares, acceder a clubes privados y juegos de golf abusando de su estatus, e incluso “comerciar con poder a cambio de sexo”.

Según el organismo disciplinario del PCCh, sus ganancias ilícitas ya han sido confiscadas y su caso ha pasado a los organismos judiciales.

Ai, que era teniente de alcalde desde 2007, era el responsable de desarrollo y planificación económica de Shanghái, y en 2013 se le puso también al frente de la nueva ZPLC.

El organismo disciplinario le acusa también de no cooperar en la investigación, y de no cesar en sus prácticas corruptas ni con la campaña anticorrupción lanzada en 2012 por el presidente chino Xi Jinping.

El dirigente había sido previamente, desde 1994, directivo y presidente de Baosteel, la mayor acería del país, hasta su salto a la política en 2007.

En 2014 fue también apartado del PCCh y de sus cargos su subordinado directo en la ZPLC, Dai Haibo, que también está pendiente de ser investigado por presunta corrupción.

Ai, de 55 años, empezó a ser objeto de pesquisas el 10 de noviembre pasado, y es el dirigente gubernamental de mayor rango investigado en Shanghái, desde Chen Liangyu, detenido en 2006 y condenado por corrupción en 2008.

Chen, que había sido secretario general del PCCh shanghainés (la máxima autoridad política local), era valedor de la corriente más liberal del Partido (la llamada “facción de Shanghái” del expresidente Jiang Zemin).

Su detención frenó su posible carrera hacia Pekín, tras ser inculpado de dar el visto bueno para que, a principios de siglo, se utilizaran fondos de la seguridad social local para desviarlos hacia costosas operaciones de infraestructuras.

Entre estos proyectos millonarios están el circuito internacional de Fórmula 1 de la ciudad china (sede de un Gran Premio del campeonato mundial desde 2005) y la carretera para llegar a él, o el estadio Qizhong (“Fidelidad a la Bandera”) que acoge también los Másters 1000 de tenis (deporte practicado por Chen) de la ATP.

Chen fue condenado a 18 años de cárcel por aceptar sobornos y permitir esas malversaciones. (1)EFE