viernes, agosto 14, 2020
Inicio > Columnas > La otra dimensión > Extraído del libro: “Consejos de un Experto en Salud para Vivir Más Sanos” Editorial Groppe

Extraído del libro: “Consejos de un Experto en Salud para Vivir Más Sanos” Editorial Groppe

“Hace 4 años presentamos 3  libros, y este libro en particular debería haber sido el primer libro publicado, ya que reúne algunos de los consejos de salud que hemos dado desde hace varios años a través de diversos medios de comunicación, y que han tenido como objetivo dar información o herramientas a la población, generando motivación para lograr un cambio en sus estilos de vida y hacerlos responsables de su autocuidado”. F.J.S.E.

Hoy me permito publicar una parte de mi libro publicado hace 4 años, y que pretende dar una justificación del porqué de esta publicación, y le publicamos un consejo para que vean con detalle el formato que le dimos para servir de guía y motivación a cada persona para cuidar y mejorar su salud, esperando sea de su agrado

Múltiples estudios han demostrado que los cambios en el estilo de vida de las personas logran prevenir muchas enfermedades, o bien controlar adecuadamente las enfermedades, además de aumentar los años y calidad de vida cuando realizan acciones en pro de un mejor bienestar, dejando además atrás la pasividad de los usuarios generada culturalmente desde siglos atrás, buscando propiciar una interacción más dinámica y participativa de los componentes de la salud (sistema, usuario, personal médico y paramédico, tecnologías de comunicación).

Los determinantes de la salud en el ser humano tienen que ver con aspectos como su biología, los sistemas de salud, las características del medioambiente y en un mayor porcentaje con los estilos de vida, los que determinan, en gran medida la calidad de vida de las personas

La mayoría de los autores definen los estilos de vida saludables como un “conjunto de patrones conductuales que poseen repercusiones para la salud de las personas”. En lo que ya no todos coinciden es si estos patrones conductuales son elegidos voluntaria o involuntariamente por las personas

Así, el estilo de vida se compone de aspectos diversos como la conducta del individuo, sus creencias, valores, bagaje histórico y percepción del mundo, su actitud frente al riesgo y la visión de su salud futura, su capacidad de comunicación, manejo del estrés y de adaptación y control sobre las circunstancias de su vida, que tarde o temprano influirán en la buena o mala salud. En este contexto, la promoción de la salud en el sentido de educar a la población en el auto gestionar, estilo de vida y en el autocuidado de la salud es primordial. La socialización del estilo de vida puede ser considerada como un proceso por el cual las personas adquieren los patrones de conductas y de hábitos que constituyen su estilo de vida, así como las actitudes, los valores y las normas relacionadas con el mismo.

Las conductas y estilos de vida están condicionados por los contextos sociales que los moldean y restringen. De esta forma, problemas de salud como el tabaquismo, la desnutrición, el alcoholismo, la exposición a agentes infecciosos y tóxicos, la violencia y los accidentes, aunque tienen sus determinantes proximales en los estilos de vida y las preferencias individuales, tienen también sus macro determinantes en el nivel de acceso a servicios básicos, educación, empleo, vivienda e información, en la equidad de la distribución del ingreso económico y en la manera como la sociedad tolera, respeta y celebra la diversidad de género, etnia, cultura y opinión.

También hay que mencionar que al reconocer las políticas intersectoriales y estrategias de actuación concertadas desde la perspectiva de los determinantes sociales de la salud, nos llevan a la necesidad de diseñar e implementar programas que tengan como objetivo estimular el autocuidado y la participación de cada ser humano en la compleja tarea de alcanzar una óptima salud.  Se requiere, además, comprender la Equidad en Salud como valor que traduce una teoría de justicia social y como factor básico para el derecho a la salud y reconocer el potencial de la identificación de las inequidades en salud como elemento estratégico para la formulación de políticas públicas más equitativas, encaminadas, por supuesto, a lograr la culturización de la sociedad en el autocuidado.

Establecer un modelo, que coadyuve a favorecer, propiciar culturizar y motivar a la población a ejercer  acciones de un estilo de vida saludable, con una política pública, como marco jurídico; potenciándolo a través del ejemplo de gente con alto liderazgo o en función pública; medios de comunicación como canal de difusión del modelo, estableciéndolo y aplicándolo a través de los sectores de mayor población como son la educación y las instituciones de gobierno en todos los niveles, nos permitirá alcanzar la socialización del concepto y su adopción como un estilo de vida permanente garantizando el éxito del modelo.

Diseñar herramientas para lograr el cambio en la población debe ser un quehacer cotidiano, a través de diferentes formas, que se adecuen a la cultura de la gente, que sea fácil, entendible y que le genere la motivación suficiente. Por eso este libro de consejos trata de hacer posible acercar más a la sociedad a las bases del autocuidado en salud, a través de la reflexión, conciencia y orientación acerca de lo que debe de hacer o no en su vida cotidiana para prevenir enfermedades y sobretodo mejorar la salud de las personas.

En la INTRODUCCION este es el mensaje:

Antes de iniciar este dialogo con Ud. quisiera mencionarle que soy un convencido de que la salud es un concepto integral, estando totalmente de acuerdo con Julio Frenk que lo definió como un punto de encuentro. De lo que hacemos cada uno de nosotros, de los sistemas de salud, de las acciones de gobierno, de la economía, de la educación, de los servicios públicos, del ambiente, de la genética, sin colores políticos ni ideologías o religiones. Simplemente es el resultado de todo, pero Ud. es quien finalmente participa activamente o no en aquello que le corresponde.

Vivimos en una sociedad medicalizada, a la que hay que hacerle un justo reconocimiento por los grandes avances que hoy nos permiten ser testigos de grandes acontecimientos en la atención a la salud como  son los trasplantes, la identificación del genoma humano, entre otros, que logran salvar vidas, o alargarlas hasta promedios muy altos comparados con los de hace un siglo. Sin embargo, también han hecho creer, a casi todos los seres humanos, que podemos transitar por la vida pensando que todos los problemas que se nos presenten de enfermedad nos lo van a resolver los sistemas de salud y los grandes avances;  como una características de la sociedad medicalizada, vemos también, jóvenes que desean entrar a estudiar la carrera de medicina, soñando con las cirugías, las urgencias, los trasplantes, la atención a los niños, salvar vidas. A la sociedad en general pensando en  la construcción de hospitales y clínicas como sinónimo de salud.

Y realmente tienen razón, sobre todo considerando que el ser humano es muy vulnerable cuando está enfermo, y más cuando tiene que enfrentar además los gastos originados por la enfermedad. Pero, también hay que visualizar que tarde o temprano tocaremos fondo en los presupuestos para financiar la salud desde esta óptica, por lo que es imperativo transformar el concepto de la salud e incidir en la responsabilidad que tenemos cada uno de nosotros en mejorar y prevenir en la salud. Frenar los estragos del estilo de vida, que transcurre paralelo a la globalización y evolución del ser humano. Culturizar a través de la socialización del concepto de la salud y el bienestar, para garantizar una mejor salud y un pleno desarrollo de los seres humanos.

Vivimos un auge del internet, que propicia cambios importantes en el terreno de la salud, por lo cual hoy vemos pacientes o familiares informados, que cuestionan el porqué del tratamiento médico, o la forma de realizar el diagnostico; es decir inciden en el dialogo con el médico y por lo tanto en una participación activa en el proceso de atención a la salud.

Hay un fenómeno que nos permite explicar por qué la gente valora muchísimo cuando pierde y recupera la salud, es la alta vulnerabilidad de un ser humano ante la enfermedad, y por lo tanto se desencadena un proceso emocional fuerte al perder y recuperar la salud, creando un anclaje a la relación enfermedad-atención médica, como icono de una buena salud.

Pero como lo decía al principio, soy un convencido de que la salud debe abordarse en forma integral, y el haber transitado por los caminos de la atención medica hospitalaria, que es un mundo fascinante, por la administración de la salud,  incluidas las políticas públicas, el campo de la salud pública con sus grandes aportaciones el ejercicio privado, las medicinas alternativas, la comunicación en salud desde la TV, prensa y la radio, las experiencias personales y familiares de enfermedades, son elementos que me permiten concluir que la salud esta, en gran medida en las manos de cada uno de nosotros; que lo que cada uno decide y hace por su salud va  a ser un factor de mucho peso en lograr vivir muchos años y hacerlo con una buena calidad de vida.

En el Programa Salud: La Otra Dimensión, que pasa en contactohoy.com.mx los jueves de 19:00–20:00 hrs. por internet, abordamos temas para dar información, generar conciencia para que a través de herramientas entrar en acción; asimismo, también hacemos hincapié en que la otra dimensión de la salud, es lo que Ud. hace o deja de hacer por su salud.

Por eso en este libro, retomo los consejos que he dado en TV y Radio, de una manera que logre impactarlo a Ud. o a su familia para que haciendo uso del recurso más valioso de que disponemos los seres humanos: “El derecho a decidir” lo lleve a cambiar hábitos y a responsabilizarse en la medida de lo que le corresponde, a cambiar su salud.

¿Quién debe asistir al médico para una valoración? Ud. ¿Quién debe checarse la presión arterial? Ud. ¿Quién debe hacer ejercicio todos los días? Ud. ¿Quién debe decidir si come una rica fruta o una gorda mantecosa? Ud. ¿Quién decide si fuma o no? Ud.

Claro también recuerde que no se trata de llevar una vida rígida, insabora, hay que buscar el equilibrio, darse gustos y placeres pero con medida.

En lo particular debo decirle que al igual que muchos de Ustedes yo también “sufro” a veces para dejar el refresco, la gordita, la torta, la hamburguesa, pero también que he aprendido a disfrutar el desintoxicarme, con jugos, frutas, agua; que cuando hago ejercicio me siento mucho mejor, que cuando tomo dosis alta de vitaminas y minerales, flavonoides, vitamina C, ácidos grasos, etc. me siento mucho más fuerte, lleno de energía, que cuando practico yoga o practico relajación o meditación me siento sereno y tranquilo.

En fin, solo deseo animarlo y motivarlo para que lea estos consejos, uno por semana, deseando que le ayuden a reflexionar con el objetivo que sea Ud. quien tome la mejor decisión.

La salud es su responsabilidad, pero apóyese en su médico de confianza para lograr un mejor bienestar.

Que le sea de provecho este libro.

Y le presento ahora el consejo No. 1 de este libro:

Una paradoja para visualizar la importancia de la salud

 A veces los seres humanos necesitamos que alguien, con ascendencia sobre nosotros, nos confronte con una realidad que nos haga reflexionar  sobre la necesidad de modificar nuestras conductas nocivas, y poder  tomar conciencia de la necesidad de cambiar para mejorar nuestra salud. ¿Usted es consciente de que algunos de sus hábitos le pueden llevar a la muerte? ¿Tiene hijos y ha pensado que a Usted le puede dar un infarto en forma repentina, y dejarlos solos? ¿Algún vecino o familiar joven ha fallecido durante alguna noche a consecuencia de un infarto?      Esta paradoja, espero, le de la fuerza de voluntad para cambiar su estilo de vida, Usted y  su familia estarán agradecidos.

CONSEJO 1  La importancia de la salud: Amigos nuestros el día de hoy les voy a dar a conocer las seis normas para preparar su infarto, si los cumple al pie de las letra su corazón pronto dejara de latir. 1.- su trabajo antes que nada, entréguese de lleno a su trabajo, piense solo en producir, Usted Tiene que ser hombre o mujer de éxito……… ¡Aunque lo disfrute en el cementerio! 2.- Vaya a su oficina los sábados por la tarde, nada de descanso, nada de cine, a la mejor el sábado le reporta algunos pesos que le servirán ¡cuando sufra el anhelado infarto! 3.- Por las noches ir a la oficina, mejor llévese el trabajo a su casa cuando todos duermen Usted puede trabajar a sus anchas. 4.- Usted es de acero nunca tome vacaciones, ya las tomara….  ¡Cuando muera! 5.- Nunca diga NO a lo que le piden que haga, métase en todos los comités, consejos, proyectos, demuestre ser el mejor. 6.- Si tiene que viajar, por su trabajo, trabaje día y noche, no duerma, grite y trate mal a sus subordinados, Usted es el jefe, Usted Manda. Todos los empleados irán a su entierro, a asegurarse que haya quedado bien enterrado.  Y en su tumba dirá lo siguiente: Aquí yace fulano de tal, de joven gasto su salud, para conseguir dinero. De viejo gasto su dinero para conseguir salud. Sin salud y sin dinero aquí yace fulano de tal.

Amigos nuestros recuerden, por favor que la salud es nuestro bien más importante y seamos conscientes de lo que realmente  es valioso en la vida. No sea Usted fulano de tal. 

Quienes tenemos la oportunidad de llegar a cumplir más de cincuenta años, y hemos visto amigos, familiares o pacientes fallecer a causa de un infarto, con factores de riesgo como la obesidad, hipercolesterolemia, sedentarismo, tabaquismo, etc. porque no fueron capaces de cambiarlos, reconocemos que LA VIDA ES UNA, Y VALE LA PENA VIVIRLA; PERO ADEMAS EL PODER SEGUIR APOYANDO Y AYUDANDO A NUESTROS HIJOS.      Piénselo, reflexione y hágalo ¡Ud. Puede!

            Ojala y este pequeño extracto del libro les permita valorarlo y se decidan a leerlo. ¡Hasta la próxima semana!

%d bloggers like this: