Falla en red bancaria daña ventas de restaurantes

  • Al no poder pagar con tarjeta clientes se iban de establecimientos

Por: Guilermo Ruvalcaba

Las fallas que se registraron a nivel nacional en las terminales bancarias fueron motivo de molestias, quejas y enojos por parte de los clientes que acudieron a los restaurantes de la capital, lo cual se vio reflejado en pérdidas económicas para el sector, pues las ventas tuvieron una baja de 15 por ciento, informó  Jorge Muñoz, presidente local de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

Señaló que hubo comensales que debido a la ineficiencia del sistema de pago a través de tarjeta de crédito o débito decidieron abandonar los comercios aun y cuando se les explicó la situación, pues de primera instancia creían que era una falla de los restaurantes, sin embargo, por la oportuna comunicación con los bancos se les informo del problema en todo el país.

No obstante, eso no fue de mucha ayuda para que los comensales se quedaran en los restaurantes, por lo que se registró baja afluencia y por ende pérdidas económicas.

 Afortunadamente el problema quedó resuelto en un lapso de 24 horas, lo que permitió que lograran recomponer las ventas, lamentablemente las pérdidas ya se encontraban contabilizadas en los restaurantes agremiados a la cámara, cabe señalar que esta situación se dio en fin de semana, días fundamentales para el sector empresarial.

“Sí hubo molestias, al principio creíamos que éramos nosotros, nuestra propia red de conexión, estuvimos hablando a los bancos y se nos informó que fue una falla nacional. Se les explicó al principio a los clientes y comenzaron a comprender. Otras personas ya no quisieron quedarse en los restaurantes a consumir y eso nos afectó. Fue difícil calcular las pérdidas, porque hicimos una comparativa de ese fin de semana con los anteriores y nos percatamos que fue alrededor de un 10 a un 15 por ciento”, señaló.

Explicó que la situación no se salió de control, no hubo reportes de clientes que se fueran sin pagar o que buscaran aprovecharse de la situación, pues manifestó que en cuanto se comenzó con los problemas de pago se advirtió la situación a todas las personas que llegaban a los establecimientos.