Fallece el excuñado de Macri que denunció escuchas telefónicas ilegales

Buenos Aires, 15 feb (EFE).- Néstor Leonardo, excuñado del presidente de Argentina, Mauricio Macri, quien en 2009 acusó a su familia política de espionaje, falleció hoy a los 55 años víctima de un cáncer, confirmaron a Efe fuentes cercanas al finado.


El abogado Luis Conde, amigo íntimo de Leonardo, señaló que quien fuera marido de Sandra Macri, una de las hermanas del jefe de Estado y fallecida en 2014, murió en su casa de Ituzaingó, en la periferia de Buenos Aires, tras no poder hacer frente a la enfermedad contra la que llevaba luchando desde hace más de cuatro años.

Leonardo, que vivía en la actualidad con su hija y su sobrina, saltó a los medios de comunicación por una causa en la que Macri, durante su etapa como alcalde de Buenos Aires (2007-2015), fue imputado por supuestas escuchas ilegales, y por la que en junio de 2016 fue confirmado su sobreseimiento.

Ya en diciembre de 2015, pocos días después de asumir la Presidencia, el juez federal Sebastián Casanello decidió su sobreseimiento al considerar que no había pruebas para inculparle, aunque el ahora fallecido había presentado su disconformidad, a la que la Justicia no hizo lugar.

El caso investigaba las supuestas escuchas ilegales a Leonardo, pero también a Sergio Burstein, familiar de una víctima del atentado terrorista contra la mutua judía AMIA en Buenos Aires que dejó 85 muertos en 1994, por parte del exjefe de la Policía Metropolitana de la ciudad Jorge “Fino” Palacios.

Macri, como jefe de Gobierno de la capital, había encargado a Palacios la tarea de crear la Policía Metropolitana.

Los investigadores de la causa encontraron información sobre el supuesto espionaje ilegal en computadoras incautadas en una agencia de seguridad controlada por el entonces jefe policial.

En este contexto, el ahora jefe de Estado fue procesado en 2009 por quien era el magistrado encargado del caso, Norberto Oyarbide.

Casanello consideró en 2015 que de la investigación se derivó que la responsabilidad de las supuestas escuchas a Burstein era de Palacios, sin consentimiento de Macri, y que las realizadas a Leonardo habían sido contratadas por Franco Macri, preocupado por la seguridad de su hija Sandra, pero a través de agencias de seguridad privadas, lo que “diluye su responsabilidad”. EFE