Familia de mexicano muerto por agente de EEUU espera justicia en nuevo juicio

Agencia EFE

Nogales (EE.UU.), 10 oct (EFE).- Al cumplirse hoy el sexto aniversario de la muerte del joven mexicano José Antonio Elena Rodríguez, muerto por un oficial de la Patrulla Fronteriza, la familia asegura que espera que se haga justicia en el segundo juicio contra el agente, programado para fin de mes.

“Es un fecha muy difícil para todos nosotros, hoy se cumple el sexto aniversario de la partida de mi hijo”, dijo su madre Araceli Rodríguez a Efe al término de una conferencia de prensa frente al muro fronterizo en Nogales.

Manifestó que estos últimos seis años han sido muy difíciles, no solo por el dolor de haber perdido a su hijo, sino el tener que luchar en contra de un sistema que en su opinión “protege” a los agentes fronterizos.

Elena Rodríguez murió en 2012 a los 16 años cuando el agente de la Patrulla Fronteriza Lonnie Swartz disparó varias veces a través del muro fronterizo impactando al joven que se encontraba al lado mexicano.

El caso en contra de Swartz ha acaparado la atención a nivel nacional debido a que fue la primera vez que un agente fronterizo enfrenta cargos por la muerte de una persona del lado mexicano.

El pasado abril, durante un primer juicio en un tribunal federal en Tucson, un jurado lo encontró “no culpable” del cargo de asesinato en segundo grado en su contra, pero no pudo llegar a un veredicto sobre cargos menores.

Se prevé que un segundo juicio, en el que el agente fronterizo enfrenta los cargos de homicidio voluntario o involuntario, comenzará el próximo 23 de octubre.

A pesar de los esfuerzos de los abogados del agente fronterizo, el segundo juicio se llevará a cabo nuevamente en Tucson y no en Phoenix como lo habían solicitado.

“Solo esperamos que el juicio comience el día que nos han dicho y no se vuelva a retrasar”, dijo Rodríguez.

Durante el primer juicio, Swartz aseguró a la corte que activó su arma porque temió por su vida, ya que le estaban arrojando piedras desde el lado mexicano.

Sus abogados aseguraron que Elena Rodríguez asistía a un grupo de traficantes de drogas arrojando piedras para distraer a los agentes fronterizos.

Según el reporte de la autopsia, Elena Rodríguez recibió 10 disparos por la espalda.

La familia prepara esta noche una marcha y una vigilia en su memoria en el lugar donde falleció. EFE