Inicio > Noticias > Internacional > Favoritos a la alcaldía de Nueva York chocan en vísperas de primarias

Favoritos a la alcaldía de Nueva York chocan en vísperas de primarias

Nueva York, 10 jun (EFE).- Los cinco aspirantes demócratas con más opciones a imponerse en las elecciones primarias de su partido para la alcaldía de Nueva York repartieron acusaciones este jueves en el último debate televisado antes de que abran los colegios electorales el próximo 12 de junio para comenzar el voto por anticipado.

Con el voto por anticipado a la vuelta de la esquina y la cita con las urnas para las primarias el próximo 22 de junio, las últimas encuestas sitúan en cabeza al actual presidente del distrito de Brooklyn, Eric Adams, después de semanas en las que el empresario Andrew Yang parecía el candidato indiscutible de los neoyorquinos.

Por detrás se encuentra Maya Wiley, activista y antigua colaboradora del actual alcalde Bill de Blasio; la antigua directora del Departamento de Saneamiento, Kathryn García, y el actual interventor de la ciudad, Scott Stringe, cuyos puestos han bailado en las últimas consultas.

Frente a anteriores debates, donde las críticas se centraron, sobre todo, en Yang y Adams, en este encuentro a cinco bandas los reproches, que no subieron excesivamente de todo, también se dirigieron contra otros candidatos, una muestra de que la carrera electoral todavía continúa abierta.

Yang no dudó en calificar a Adams de hipócrita y volvió a resaltar que ha sido investigado por supuesta corrupción en varias ocasiones, mientras que Wiley puso en duda la honestidad del presidente de Brooklyn y García su transparencia.

Los periodistas que dirigían el debate preguntaron por unas informaciones aparecidas esta semana que sostenían que el presidente de Brooklyn vivía en elvecino estado de Nueva Jersey y que este posee varios inmuebles cuyo alquiler no ha declarado, cuestiones todas ellas negadas por Adams.

Pero además, Stringer acusó a Wiley de cubrir la corrupción en el Ayuntamiento mientras trabajaba para De Blasio, a lo que Wiley respondió acusando a Stringer de corrupto por usar los recursos de su oficina para publicar un informe criticando la gestión de García cuando dirigía el Departamento de Saneamiento.

Una vez más, aunque se trataron varios temas como el tráfico en Manhattan, las bicicletas eléctricas, el cambio de nombres de calles con nombres de esclavistas (en lo único que coincidieron todos) o el desarrollo de la legislación del consumo de marihuana, el aumento de la violencia y la presencia de armas ilegales en las calles de la Gran Manzana, volvieron a ser los temas más candentes.

En este terreno, los candidatos Yang y Adams, ambos más conservadores, volvieron a mostrar su postura favorable al refuerzo del cuerpo de policía, frente a los más progresistas Stringer y sobre todo Wiley, que defiende retirar fondos a la Policía y dedicarlos a proyectos más dirigidos a las comunidades con el objetivo también de reducir la violencia.

El debate coincide con la publicación de la última encuesta electoral, realizada por la Universidad de Emerson, según la cual el 23 % de los votantes demócratas prefieren a Adams, un expolicía que se presenta como el hombre que necesita la ciudad para acabar con la violencia.

Por detrás ha quedado Maya Wiley con un apoyo del 17 %, fruto del reciente respaldo político de la congresista Alexandria Ocasio-Cortes, una de las caras más visibles del ala progresista del Partido Demócrata.

El impulso de Wiley ha relegado al tercer lugar a Yang, que en esta encuesta tiene la confianza del 15 % del electorado demócrata, por delante de García (12 %) y de Stringer (9 %).

García, que había ganado impulso en las semanas anteriores gracias al respaldo del influyente periódico The New York Times, parece haber perdido apoyos.

Sin embargo, la lid todavía continúa abierta ya que todavía hay un 12 por ciento de indecisos y por el nuevo sistema de multielección, por el que el elector deberá elegir por orden de prioridad sus candidatos favoritos, lo que puede favorecer a un candidato que sea elegido muchas veces como el número dos.

La encuesta también revela que la cuestión de la seguridad sigue siendo, con diferencia, la que más preocupa a los votantes.

El 31 % se muestras preocupados por el crimen, el 12 % por la reforma policial y la vivienda, el 11 % por el trabajo, el 8 % por el sistema de salud y solo el 7 % por la covid-19 y el 6 % por la educación.

Una vez que tras los comicios del próximo 22 de junio se conozcan los candidatos de los partidos Republicano y Demócrata a la alcaldía, habrá que esperar hasta las elecciones del 2 de noviembre para conocer el nombre del nuevo alcalde de la ciudad, aunque dada la tradición demócrata del electorado, se da casi por seguro que el candidato demócrata será el nuevo alcalde. EFE