¡Feliz cumpleaños! Mirari Kristel

  • Celebró sus 3 años de vida

Luciendo como todo una pequeña princesita fue como la pequeña  Mirari Kristel Valenzuela Gallegos fue presentada en el altar por su mamita Sandra Lucero Gallegos, al cumplir tres años de vida.

Para la ocasión, Mirari Kristel  lució un vestido corte princesa con una cinta rosa en la cintura que resaltó aún más el brillo de sus ojos y el color de sus mejillas.

El templo de San Antonio de Padua fue el recinto eclesial en donde se celebró la misa de acción de gracias en la que Mirari Kristel estuvo muy atenta a las palabras del sacerdote oficiante, y en la que estuvieron como testigos sus amorosas madrinas María Guadalupe Gallegos y Gloria Guadalupe Celestino, quienes la felicitaron y ante el altar juraron siempre velar por su bienestar tal como lo indica la Iglesia Católica.

Posteriormente a la ceremonia religiosa la pequeña Mirari Kristel y su mamá partieron rumbo a su recepción, la cual tuvo lugar en su residencia en donde con gusto recibieron a sus invitados, los cuales disfrutaron de una fabulosa tarde donde las sorpresas para los niños y las niñas fueron un gran atractivo, especialmente con la bonita decoración del lugar, la cual fue del personaje favorito de la festejada, “La Princesita Sofía”, impresa en las grandes piñatas, aguinaldos y la mesa de dulces.

También hubo una pinta-caritas, que usó sus dotes artísticas para que los pequeñitos pudieran caracterizarse de sus personajes favoritos. En esta ocasión para los presentes se ofreció una rica taquiza, refrescantes bebidas y ricas botanas, además de disfrutar de un excelente ambiente entre  amenas charlas y risas.

Entre los presentes estuvieron sus abuelitos, los señores Mardia Voni Chávez y José Refugio Gallegos, los cuales se la pasaron llenando de abrazos y apapachos a la pequeña durante toda la divertida  tarde.

Los familiares y amigos de la festejada le dieron muestras de cariño al momento de partir su pastel, y al cantarle las tradicionales “Mañanitas” aprovecharon para llenarla de porras y muchos halagos.

Sin duda fue un día lleno de agradables sorpresas para la chiquita, que hizo de la tarde algo especial.

Muchas felicidades a la pequeña por sus tres añitos de vida y por su presentación al templo.