Inicio > Noticias > Local > Fiebre en infantes, caso frecuente de consulta médica

Fiebre en infantes, caso frecuente de consulta médica

La fiebre es uno de los motivos más frecuentes de atención en la población infantil, por si misma no es una enfermedad, sino un síntoma de alerta de que algo está pasando en el organismo, afirmó la directora de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 44, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Durango, Martha Irene de la Garza Síncel.

Comentó que la fiebre, también conocida como calentura se manifiesta como un incremento de la temperatura corporal por encima de los límites normales que por lo general son de alrededor de 37.5 grados, gracias a un mecanismo del cerebro que regula el hipotálamo.

Existen varias formas de tomar la temperatura, por la boca, en el oído o en el recto. Es normal que la temperatura cambie a lo largo del día puesto que sube por las tardes y se puede alterar si los niños corren, juegan o lloran mucho o están demasiado arropados; sin embargo, aclaró que esta elevación de la temperatura no es fiebre de verdad. La real se acompaña de otros síntomas que indican que algo anormal está pasando y es necesario identificar la causa e iniciar el tratamiento adecuado.

Mencionó el especialista que las infecciones por virus o bacterias son la causa más común de fiebre en los niños. Cuando el cuerpo detecta estos microorganismos como elementos extraños, las células del sistema de defensa liberan una sustancia que genera calor para combatirlos. Y aunque resulte bastante molesta, la fiebre es un mecanismo de defensa, ya que el cuerpo eleva su temperatura como resultado de una enfermedad.

Entre los padecimientos virales que generan que el cuerpo se defienda mediante la fiebre, se encuentra la gripe, el resfriado común, la hepatitis, el sarampión, la rubeola y la varicela; entre las enfermedades bacterianas que pueden desencadenar la fiebre está infecciones gastrointestinales, neumonía infecciones de la piel, de oído de amígdalas, de vías respiratorias, de orina, incluso puede ser el primer síntoma de la fiebre tifoidea o de meningitis bacteriana.

Además hay enfermedades no infecciosas cuya principal manifestación puede ser la fiebre como el cáncer, la artritis reumatoide, la fiebre reumática y el lupus eritematoso sistémico, manifestó.

La directora de la UMF No. 44 dijo que después de vacunarse a los infantes también es común que puedan presentar fiebre.

Subrayó que es un error tratar de apreciar la temperatura con un beso en la frente o tocando levemente la piel del infante, porque para saberlo con exactitud hay que usar un termómetro. El tipo de aparato y el lugar de la toma siempre dependen de la edad y de la cooperación del niño así como de la habilidad de los padres para leerla.

Finalmente, enfatizó que el temido daño cerebral a causa de la fiebre ocurre cuando una persona presente una temperatura superior a los 38 grados, pudiendo extremarse hasta los 42 grados centígrados por un largo periodo, pero la mejor recomendación será que ante cualquier síntoma acuda con su médico familiar para hacer un diagnóstico y tratamiento más oportuno.

%d bloggers like this: