Fiesta de graduación de alumnos de la octava generación de Medicina de la UAD

Con una misa de acción de gracias en la Catedral Basílica Menor los jóvenes de la carrera de  Medicina de la Universidad Autónoma de Durango (UAD) acudieron felices a darle gracias al Supremo, por  permitirles concluir estos años de grandes retos y por esta nueva etapa que van a emprender como profesionistas.

Los graduados llegaron al santo recinto acompañados por sus familiares y por sus padres, los cuales acudieron gustosos para ser testigos de este gran logro en la vida de sus hijos.

Durante la ceremonia el sacerdote celebrante dijo estar orgulloso de los jóvenes, así como de sus padres, ya que están llevando a sus hijos por buen camino y les brindan algo tan importante como lo son los estudios ya que desde pequeños los enseñaron a ser responsables consigo mismos para llegar a ser los adultos de bien que son hoy en día.

Al finalizar la ceremonia de acción de gracias los nuevos profesionistas siguieron celebrando con una elegante cena baile la cual se llevó a cabo en un salón de la ciudad, al cual uno a uno fue llegando portando elegantes atuendos para vivir una  grata velada.

En esta ocasión todos los presentes degustaron de una rica cena la cual se hizo acompañar de algunas refrescantes bebidas y de ricos bocadillos, los cuales se prepararon para esta celebración de graduación.

Posteriormente  se llevó a cabo el brindis entre los egresados, padres de familia, autoridades educativas y maestros, que felicitaron a los graduados deseándoles todo el éxito ahora en su nueva etapa de profesionistas además de que les desearon que sigan luchando por sus metas y sueños.

Muchas felicidades a los nuevos médicos, los cuales cerraron un ciclo más en sus vidas  para abrir otro de madurez y compromiso tal como se los indica su carrera.