Fiscalía brasileña pide a Justicia mantener empleos en acuerdo Boeing-Embraer

Investing.com

(Actualiza con decisión cautelar en tercer párrafo)

Sao Paulo, 25 jul (EFE).- La Fiscalía del Trabajo brasileña entró con una acción civil en la Justicia en la que pide al Gobierno que solo acepte el acuerdo entre las aeronáuticas Boeing y Embraer, si se garantizan todos los empleos del fabricante de aviones suramericano, informaron hoy fuentes oficiales.

El organismo solicita a la Justicia que obligue al Ejecutivo “a condicionar la venta de parte de Embraer a Boeing a la presentación, de parte de las empresas, de garantías de que la producción de aeronaves y empleos no serán remitidos al exterior”.

El juez Bernardo Moré Frigeri negó un pedido cautelar complementario formulado por la Fiscalía para ejecutar la decisión antes de analizar en profundidad el caso, si bien la entidad anunció que recurrirá y además subrayó que “la acción civil” interpuesta “aún precisa ser juzgada”, por lo que todavía está abierta.

Embraer, que es el tercer mayor fabricante de aviones del mundo y líder en el segmento de aeronaves para vuelos regionales, y la estadounidense Boeing anunciaron a principios de mes un acuerdo preliminar para la creación de una tercera empresa en el segmento de aviación comercial.

Boeing será titular del 80 % del capital de la nueva compañía por el que deberá pagar 3.800 millones de dólares a la fabricante brasileña, mientras que Embraer poseerá el 20 % restante.

En la acción, la Fiscalía “lista innumerables factores que indican el elevado riesgo de que Boeing, al asumir el segmento de aviación comercial de Embraer, podrá remitir la producción para fuera de Brasil, con amenaza a la preservación de más de 26.600 puestos de trabajo”.

“Además de comprometer la capacidad brasileña de producir tecnología de punta en un sector estratégico al desarrollo nacional”, apuntó la entidad, en línea con la preocupación ya manifestada por los sindicatos de los trabajadores de Embraer.

La Fiscalía ya pidió a las dos compañías que, en caso de que cierren el negocio de manera exitosa, se comprometieran a mantener los empleos en Brasil, pero ambas indicaron que “no pretenden dar tal garantía”.

También cuestionó, dice en la nota, al Mayor Brigadier del Aire, vicejefe del Estado Mayor de la Aeronáutica, Heraldo Luiz Rodrigues, quien “afirmó que la preservación de los empleos en Embraer no forma parte de las preocupaciones del Gobierno Federal”.

La operación requiere el aval del Gobierno brasileño, poseedor de una acción dorada que le permite vetar decisiones y operaciones desde que decidió privatizar la compañía hace dos décadas.

La Fiscalía incluyó en la acción judicial trechos de discursos proferidos por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en los cuales afirma “que no tolerará -cita- que empresas norteamericanas produzcan en el exterior pretendiendo después exportar sus productos a EE.UU.”

“Como la nueva empresa que sería creada a partir de la venta de parte de Embraer sería una subsidiaria de Boeing, podría ser cobrada por el Gobierno estadounidense, principal cliente de Boeing, a producir apenas en Estados Unidos”, resaltó la Fiscalía.

No obstante, en el memorando de entendimiento que publicaron Boeing y Embraer, la nueva compañía será de capital cerrado y tendrá “sede y operaciones” en Brasil con un valor de 4.750 millones de dólares.

La Fiscalía recordó además que la división de defensa de Embraer, que en principio queda fuera del acuerdo y continuaría bajo control de Embraer, “ofrece pocas oportunidades para sobrevivir financieramente, con riesgo de comprometer la soberanía y los intereses nacionales”. EFE