Fiscalía en EE.UU. acusa de asesinato a conductor de Uber

El Imparcial

Denver (EE.UU.), 7 jun (EFE).- La Fiscalía de Denver, Colorado (EE.UU.), acusó hoy formalmente de “asesinato deliberado” a un conductor de Uber que la semana pasada presuntamente disparó diez veces al pasajero que transportaba.

La Fiscalía informó que Michael Andre Hancock, de 29 años, está detenido sin fianza en la cárcel municipal como parte de las investigaciones por la muerte de Hyun Kim, de 45 años.

Los hechos ocurrieron a las 2.45 de la mañana del 1 de junio en la carretera Interestatal 25, cerca de la salida con University, una concurrida intersección que permaneció cerrada durante varias horas mientras los peritos trabajaban en el área.

Ken Lane, portavoz de la Fiscalía de Denver, informó esta tarde a los medios locales que Hancock se negó a cooperar con los investigadores, por lo que solo se ha verificado que hubo un altercado o “confrontación” dentro del vehículo, que terminó con los disparos.

Kim falleció en su asiento y Hancock esperó a la Policía junto al vehículo.

En una rueda de prensa ayer, la familia de Hancock indicó que se trató de un caso de “defensa propia”. Kilisha Beasley, una de las hermanas del detenido, afirmó que Kim habría golpeado en la cabeza a su hermano.

Beasley resaltó que su hermano conducía para Uber desde hace tres años y que no tiene antecedentes criminales. Además, dijo, su hermano tiene dos hijos, trabajaba en dos lugares, estudia en una universidad y gestiona la apertura de su propio negocio.

“Mike (Michael Hancock) fue atacado por su pasajero. Temiendo por su vida, giró su carro tratando de que el hombre se detuviese. Mike chocó con el paredón (de la carretera) y el hombre le siguió golpeando en la cabeza”, dijo Beasley en un comunicado enviado a los medios.

Pero según dijo Sonny Jackcon, portavoz del Departamento de Policía de Denver, a partir de las declaraciones del conductor de otro vehículo que presenció los hechos, los disparos se habrían realizado antes del choque del vehículo.

Ese mismo conductor llamó al número de emergencia 911 y, usando ese teléfono, Hancock habló con los policías. Sus declaraciones no se hicieron públicas.

La Policía recuperó una pistola semiautomática que Hancock tenía en su cintura cuando fue arrestado, así como diez casquillos calibre 40.

Tras el incidente, Andrew Hasbun, portavoz de Uber, dijo que se sentían “profundamente afectados por los eventos de hoy (1 de junio) en Denver” y, tras expresar condolencias, afirmó que seguirán “trabajando de cerca con la Policía”.

Uber no permite que sus conductores porten armas de fuego. EFE