Foro Global sobre Nicotina busca opción menos nociva que el cigarrillo

Foro Global sobre Nicotina busca opción menos nociva que el cigarrilloVarsovia, 16 jun (EFE). Científicos, tabacaleras, expertos en salud pública y reguladores iniciaron hoy un debate en Varsovia sobre los avances en productos potencialmente menos dañinos que el cigarrillo y las dificultades con su regulación, en el marco del Tercer Foro Global sobre Nicotina.


La investigación, evidencias y objeciones ante nuevas alternativas para fumar, como los e-cigarretes y vaporizadores, centrarán hasta este sábado las discusiones de expertos, en las que se analizarán también las legislaciones al respecto, como la recién aplicada en la Unión Europea (UE), dijo Gerry Stimson, coordinador del evento.

Bajo el tema “Evidencia, responsabilidad y transparencia”, el foro plantea a los Gobiernos la necesidad de flexibilizar las leyes, afirmó en rueda de prensa Marewa Glover, experta en Salud Pública de la Universidad de Massey de Nueva Zelanda, quien agregó que estas no “pueden ser más estrictas que las del cigarrillo tradicional” e incluso “no debería aplicarse ninguna” para esos productos.

Está previsto también un análisis sobre la directiva de la Unión Europea, que se aplica en el bloque desde el 20 de mayo pasado y que no prohíbe los cigarrillos electrónicos, pero introduce ciertos requisitos de seguridad y de calidad para los que contienen nicotina.

Marewa manifestó a Efe su rechazo a esta legislación por considerarla “demasiado restrictiva”, mientras que Konstantinos Farsalinos, uno de los principales investigadores sobre el cigarrillo electrónico en el mundo, consideró que es un buen punto de referencia para otras regiones.

“Es evidente que las posiciones ante la nicotina y sus usos están todavía muy polarizados”, señalaron hoy los organizadores al justificar la realización del foro.

En la primera jornada, previo a las conferencias, fue presentado el documental “A billion lives”, dirigido por Aaron Biebert y que cuestiona las barreras ante productos que, según sus defensores, pueden rebajar los efectos dañinos para los mil millones de fumadores que hay en el mundo.

“Mil millones de vidas no pueden ser ignoradas”, señalaron los productores tras lanzar el filme.

En un informe presentado en mayo, con motivo del Día Mundial sin Tabaco, la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó que “estos dispositivos son objeto de una disputa de salud pública que se ha vuelto más enconada con el aumento de su uso”, por lo que instó a regular los “sistemas electrónicos de administración de nicotina” (SEAN).

Algunas opciones tomadas por los países hasta ahora ha sido prohibir su comercialización, como en el caso de Argentina, Brasil, México, Panamá, Surinam y Uruguay; reglamentarlas bajo una clasificación especial o incluirlas entre los productos de tabaco.

Su regulación está rodeada de debate ante falta de evidencia concluyente sobre sus efectos, aunque científicos como Farsalinos aseguran que tienen el potencial de reducir el daño en casi un 95 % frente al cigarrillo tradicional.

Según la OMS, que no participa en este foro, el tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas, de las que más de 5 millones son consumidores del producto y más de 600.000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno.(1)