Inicio > Noticias > Local > Fracasan mayoría de matrimonios jóvenes

Fracasan mayoría de matrimonios jóvenes

  • El 64% se separan por falta de madurez y compromiso

Por: Guillermo Ruvalcaba

Hoy en día el matrimonio entre los jóvenes no es una prioridad, ya que implica ciertas responsabilidades a las que no están dispuestos a comprometerse, por lo que el índice de divorcios en este sector es alto.

Durante el 2019 en el Poder Judicial, en materia Familiar, se recibieron mil 114 trámites de divorcio, lo cual representó un incremento del 4.6 por ciento a comparación del 2018, y para el 2020 se pronostica que la cifra se mantenga e incluso aumente.   

De acuerdo al Instituto de la Familia, dentro de los matrimonios jóvenes existe 64 por ciento de separación, es decir, más de la mitad de los casamientos en personas de 18 a 25 años terminan fracasando.

Cabe señalar que dichas cifras se toman no solo para parejas que se casaron por vía civil, sino también se contabiliza la unión libre, la cual es en estos tiempos la ruta por la que deciden vivir las parejas.

La falta de madurez emocional, liquidez económica, poco sentido de la responsabilidad, son los factores por lo que se generan las separaciones o divorcios, lo que desencadena otras situaciones de aspecto social e incluso legal, ya que se interponen demandas para el pago de pension alimenticia en caso de que existan menores implicados.

De igual manera, la terapia de separación es una de las que más se imparten dentro del instituto, lo que ayuda a fortalecer la idea de que los jóvenes huyen al compromiso de formar una familia.

“Los jóvenes desconocen la responsabilidad que implica estar en un matrimonio y por ende no se sienten preparados emocionalmente para que una persona o un hijo dependa de ellos, esto les causa temor, sobre todo en perder las libertades que gozaron en la soltería, por eso la cantidad de separaciones que se dan. Desafortunadamente son los hijos quienes sufren más la separación de sus padres, por lo que estamos implementando talleres enfocados en la salud emocional de menores con padres separados”, señalo personal del IMF.

Las consecuencias sociales que existen alrededor de las familias separadas repercuten en la adolescencia de los menores si no llevan una terapia psicológica a tiempo, por lo que existe el riesgo de que la desatención por parte de alguno de los padres en edades cruciales de los hijos pueda ser motivo para que caigan en adicciones, por lo que el personal considera que los jóvenes se tomen tiempo para conocerse antes de dar el importante paso de vivir juntos.