Francia celebra ante su público la segunda estrella

París/Amsterdam, 8 sep (EFE).- Ganaron el Mundial sin brillo, devolvieron a todo el país la sonrisa 20 años después de su primera estrella y luego los “bleus” pasaron como una exhalación, sin tiempo para celebrar con su público el triunfo como se merecía, una deuda pendiente que esperan saldar ante Holanda en su retorno al Estadio de Francia.

Francia recibe este domingo a Holanda en la segunda jornada de la Liga de las Naciones, pero la fiesta previa, el ofrecimiento del trofeo a los aficionados que abarrotarán su feudo cobra una importancia peculiar.

Será una manera de contrarrestar las críticas a la celebración del pasado julio, fría, gélida, casi inexistente, reducida a un paseo de 15 minutos en un autobús descapotable, blindado por las fuerzas del orden, muy lejano de los miles de personas que, bajo un sol de justicia, esperaban más calor de sus ídolos.

Todos los ingredientes para que el equipo, que empató en Alemania en su primer duelo como campeones del mundo, luzca su segunda estrella ante su gente y demuestre, como hizo el pasado jueves, si el esquema de Didier Deschamps sigue siendo mágico.

Estarán todos, incluso aquellos que no pueden jugar por lesión, un homenaje a los campeones que el seleccionador quiere prolongar tanto como pueda, sabedor por experiencia que el éxito puede convertirse en un trampolín para más gloria, pero también en una anestesia a la ambición.

El duelo contra Holanda, a falta de tener la importancia que quisieran darle los organizadores de esta nueva competición, servirá para volver a analizar con lupa a un equipo sobre el que muchos se preguntan cómo pudo convertirse en campeón del mundo.

No faltan las estrellas, y en Francia se frotan ya las manos con la hipótesis de que uno de ellos gane el Balón de Oro, ya sea Antoine Griezmann, ya Kylian Mbappé o, incluso, Raphael Varane, que ganó también la Liga de Campeones con el Real Madrid.

La ausencia de Hugo Lloris, lesionado, dará una nueva oportunidad a Alphones Areola, el héroe de Alemania, que a sus 25 años llama a la puerta de la selección, aunque parece poco probable que mantenga el puesto cuando el capitán recupere su forma.

Los próximos meses serán más para celebrar el pasado que para preparar el futuro. Luego, cuando comience la fase de clasificación para la Eurocopa de 2020, el camino elegido por Deschamps para jugar esa competición, es posible que se agrande el círculo de internacionales y las cartas se repartan de nuevo.

Los campeones darán una vuelta de honor, rodeados de un juego de luces y de la música de Magic System y el rapero Vegedream.

Nada debe despistar el homenaje al grupo. Ni siquiera las distinciones personales, la Bota de Plata y el Balón de Bronce de Griezmann, el trofeo de mejor joven del Mundial de Mbappé, que los dos recibieron en la intimidad para dejar que sea el equipo quien brille.

La selección naranja, por su parte, busca recuperar bajo la batuta de Ronald Koeman el honor perdido tras su no clasificación para el Mundial de Rusia 2018.

Holanda venció 2-1 el pasado jueves en un amistoso contra Perú que dejó a la afición del estadio Johan Cruyff con sensaciones encontradas.

Su equipo remontó un tempranero gol de los latinoamericanos a base de mantener la posesión en el centro del campo, colgar balones al área y aprovechar la efectividad del delantero Memphis Depay, autor de los dos tantos locales.

No obstante, la “Naranja mecánica” no mostró en defensa la madurez que se le supone a una selección de su categoría, pues en la primera parte se vio superada continuamente por la velocidad de los peruanos.

Uno de los holandeses a seguir será Frenkie de Jong, un joven jugador del Ajax que debutó con la absoluta contra Perú y que, al poco de entrar en el campo, dio la asistencia a Depay para que marcara su primer gol.

De Jong no falló ninguno uno de los 21 pases que dio el jueves y se atrevió con algunos regates en el borde del área, deslumbrando a la afición holandesa.

Se espera que Koeman vuelva a poner bajo los palos a Jasper Cillesen a pesar de su rol como segundo portero del Barcelona, dejando en el banquillo al guardameta titular del PSV Eindhoven, Jeroen Zoet.

Quien no estará en París será Wesley Sneijder, que fue despedido por la hinchada de Amsterdam el pasado jueves con todos los honores tras 134 partidos como internacional, convirtiéndose en el jugador que más ha llevado la camiseta naranja.

Desde que Koeman tomara las riendas, Holanda lleva dos victorias, dos empates y una derrota.

Los neerlandeses buscarán romper la mala racha que les ha acompañado en sus enfrentamientos contra Francia, pues ha perdido los últimos cuatro partidos jugados contra la actual campeona del mundo.

– Alineaciones probables

Francia: Areola; Pavard, Varane, Umtiti, Hernandez o Mendy; Pogba, Kanté, Matuidi o Tolisso; Dembelé, Griezmann, Mbappé.

Holanda: Jasper Cillessen; Kenny Tete, Matthijs de Ligt, Virgil Van Dijk, Daley Blind; Georginio Wijnaldum, Ruut Vormer, Kevin Strootman, Quincy Promes; Ryan Babel, Memphis Depay.

Árbitro: Alberto Undiano Mallenco (ESP)

Estadio: Saint Denis,

Hora: 20.45 horas (18.45 GMT). EFE