Francisco, el tercer papa que viaja a México

papafrancisco2Redacción Internacional, 4 feb (EFE).- El papa Francisco, que visita México del próximo día 12 al 18, es el tercer pontífice que viaja a ese país de mayoría católica, después de que Juan Pablo II lo hiciera en cinco ocasiones y Benedicto XVI en una.

Juan Pablo II fue el primer pontífice que viajó a México el 25 de enero de 1979, tres meses después de ser elegido papa.

Peregrinaba a un país considerado puente entre la América del Norte y la América Latina, pero con el que la Santa Sede llevaba más de un siglo de desencuentros, persecuciones y hostilidades.

México y el Vaticano no tenían relaciones diplomáticas -se interrumpieron en 1867- y Juan Pablo II fue recibido entonces como “distinguido visitante”, no como jefe de Estado.

De ese viaje, que duró seis días, surgió por primera vez el fenómeno de las miles de personas en las calles para seguir al Papa y fue allí donde Juan Pablo II acuñó la frase “México, siempre fiel”, como paralelismo a la referencia sobre su patria: “Polonia, semper fidelis”.

Oró ante la virgen de Guadalupe, patrona de México, visitó la ciudad de Puebla y allí inauguró los trabajos de la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano.

Volvió a México en mayo de 1990, de nuevo en calidad de “visitante distinguido”, como “heraldo de la fe y de la paz, peregrino del amor y la esperanza”, dijo el pontífice a su llegada al aeropuerto de la Ciudad de México.

El viaje duró ocho días y visitó Veracruz, Aguascalientes, San Juan de los Lagos, Durango, Chihuahua, Monterrey, Tuxtla Gutiérrez, Villahermosa y Zacatecas.

En agosto de 1993, el “papa viajero” pisó por tercera vez territorio mexicano, pero en esta ocasión lo hacía ya como jefe del Estado Vaticano.

México y la Santa Sede habían restablecido las relaciones diplomáticas el 21 de septiembre de 1992 y esta era la primera vez que un presidente mexicano, Carlos Salinas de Gortari, se dirigía al papa como “Su Santidad”.

Los siguientes viajes de Juan Pablo II a México en 1999 y 2002 también los realizó como jefe del Estado Vaticano y en todos ellos visitó y oró ante la virgen de Guadalupe.

En 1999 estableció la fecha del 12 de diciembre con el rango litúrgico de Fiesta para todo el continente americano y en su último viaje de 2002, tres años antes de su muerte, Juan Pablo II volvió a tierras mexicanas para canonizar al beato Juan Diego, el primer indígena de Latinoamérica proclamado santo por Wojtyla.

Su sucesor, Benedicto XVI, visitó México del 23 al 26 de marzo de 2012; era el primer viaje del papa alemán a un país de habla hispana y el segundo a Latinoamérica, tras el que realizó a Brasil en 2007.

La visita del papa incluyó tres ciudades del estado de Guanajuato: León, Silao y Guanajuato capital. En esta última celebró el acto culminante de su gira con una multitudinaria misa en la que exhortó a los cristianos a superar “el cansancio” de la fe.

“México no olvidará nunca a Su Santidad”, dijo el presidente Felipe Calderón momentos antes de su regreso a Roma.

Tras los pasos de los anteriores, Francisco, el primer papa latinoamericano, hará ahora su primera visita a México, la séptima de un pontífice.

En México hay más de 89 millones de católicos, según el censo del instituto de estadística del país.EFE