Inicio > Noticias > Internacional > “Francisco Superstar”, la gran esperanza de los jóvenes de Madagascar

“Francisco Superstar”, la gran esperanza de los jóvenes de Madagascar

Andry Tsileferintsoa

Antananarivo, 5 sep (EFE).- El papa Francisco llegará mañana a Madagascar, tras su paso por Mozambique, en una visita de relevancia global que algunos jóvenes ven como una oportunidad única para romper estereotipos y promover, al fin, un futuro mejor.

“Francisco Superstar”, como llama un diario local al pontífice en alusión a su popularidad que rebasa fronteras, estará del 6 al 8 de septiembre en Madagascar, un país entre los veinte más pobres del mundo y donde los católicos representan el 36 %.

Lejos de las estadísticas sobre pobreza, con el 75 % de sus alrededor de 25 millones de habitantes viviendo con menos de dos dólares al día, este viaje papal simboliza para muchos el escaparate al mundo de un Madagascar mejor y más unido, sin etiquetas manidas.

“Es triste ver que, cuando se trata de Madagascar, siempre se habla de miseria y de pobreza”, lamenta la estudiante de 18 años Cathy Razafimahaleo.

“Espero que (esto) mejore con la llegada del papa para que podamos tener un futuro mejor”, añade la chica, en declaraciones al diario local L’Express de Madagascar.

Al igual que ella, otros jóvenes quieren con esta histórica visita, treinta años después de que Juan Pablo II pisara por primera vez la isla en 1989, demostrar al mundo de lo que el pueblo malgache es capaz y alcanzar un papel más activo en la sociedad.

“Mi deseo, como el de todos los otros jóvenes de este país, es tener éxito en mis estudios”, declara la estudiante Tsiresy Tovoniaina.

“Esta visita -destaca Tovoniaina- nos da aliento a todos, especialmente a nosotros, los jóvenes, que estudiamos y tenemos metas que alcanzar. Esta visita nos va a traer suerte”.

La representante del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Madagascar, Michel Saint-Lo, cree también que el peso que tiene el pontífice en una sociedad de fuerte influencia católica como la malgache, donde incluso los no católicos prestan atención a su mensaje, puede hacer que las autoridades actúen de manera diferente.

“El papa escuchará a los jóvenes durante la vigilia papal. Si él les escucha, no veo por qué otros entre nosotros que nos situamos más abajo que el papa, a nivel social, político o diplomático, no podemos escuchar a los jóvenes y lo que tienen que decir”, señala Saint-Lo a la prensa local.

Por su parte, el presidente del país, Andry Rajoelina, aseguró ayer en su cuenta de la red social Twitter que los malgaches ya acompañan a Francisco en sus rezos, tras un primer mensaje del pontífice en el que pedía una oración colectiva por la “reconciliación fraterna” de África como única vía para “una paz sólida y duradera”.

“Oramos con usted por la paz, santo padre pontífice Francisco, y todos los malgaches aguardan su llegada histórica, ¡sinónimo de esperanza y amor!”, respondió Rajoelina

En la víspera de su llegada, las principales calles de la capital de Madagascar, Antananarivo, por las que Francisco se desplazará en un papamóvil Karenjy Mazana II de fabricación local, están decoradas con los colores nacionales y del Vaticano, además de con retratos del pontífice.

Estas vías, que serán cortadas a su paso, estarán controladas por 1.500 efectivos de las fuerzas del orden, según fuentes policiales, además de unas 200 cámaras de vigilancia instaladas en ubicaciones estratégicas y respaldadas por drones y helicópteros.

La tradicional visita protocolaria del papa a las autoridades del país tendrá lugar el sábado y, después, acudirá al monasterio de Carmelitas Descalzas para, ya por la tarde, reunirse con los obispos de Madagascar en la catedral de Andohalo.

Se espera que los puntos fuertes de su discurso ante las autoridades sean la lucha contra la crisis climática, que ya afecta sin precedentes al sureste africano, así como la capacidad de los jóvenes para transformar la sociedad.

“Queridos amigos malgaches, su país es famoso por sus bellezas naturales, y por ello decimos: “¡Alabado sea el Señor!”, exclamó el papa en un mensaje grabado el 1 de septiembre, en el que abogó por una “protección cuidadosa” de esa riqueza natural.

El domingo, Francisco oficiará una misa multitudinaria en el campamento diocesano de Soamandrakizay y visitará la llamada ciudad de la amistad de Akamasoa, nacida sobre un basurero y construida por los mismos pobres con la ayuda del padre argentino Pedro Opeka.

El viaje del líder católico suscita alegría en muchos malgaches, como Finiaina Ranivoarianja, que se declara “contenta con la visita”.

Ranivoarianja también espera que los “líderes y los demás responsables escuchen con atención y apliquen los mensajes que el papa transmita”. EFE