Frida Gimena realizó el Sacramento de la Primera Comunión

En el templo de Nuestra Señora de Los Ángeles tuvo lugar la ceremonia religiosa en donde la niña Frida Gimena Navarrete Fernández  comulgó por vez primera y recibió el Cuerpo de Cristo en el Sacramento de la Primera Comunión.

Frida Gimena fue encaminada hasta el altar por su padre Arturo Navarrete, quien estuvo acompañado por su esposa Bianca Montiel, quienes llenos de emoción siguieron atentos la ceremonia ocupando las primeras bancas del templo.

También estuvo presente su mamá Brenda Fernández, quien le deseó lo mejor a su hija en ese día tan importante en su vida.

En esta ocasión fungieron como sus padrinos de honor los señores David y Anna Navarrete, quienes estuvieron al lado de Frida Gimena durante toda la ceremonia religiosa y fueron quienes encendieron  el cirio que significa la luz que debe guiar por el camino de Dios a la  neocomulgante.

Frida Gimena escuchó muy atenta la invitación del sacerdote celebrante para que “a partir de ese momento reciba a Cristo en la comunión en forma constante” para  que pueda cumplir con todos los sacramentos que marca la Iglesia Católica.

Posteriormente vino el momento de la comunión, durante el cual Frida Gimena, llena de emoción y entusiasmo, recibió por primera vez la blanca Hostia bendecida y mojada por el cáliz.

Antes de finalizar la misa los presentes elevaron sus oraciones y bendiciones  hacia la pequeña neocomulgante.

Después de la misa todos partieron rumbo a la quinta “Esmeralda” en donde ya le esperaba una refrescante albercada y una bonita recepción a Frida Gimena, en la cual  los invitados disfrutaron de una agradable tarde.

Los presentes pudieron degustar de un delicioso y  atractivo menú de exquisitos taquitos así como una gran variedad de  bebidas refrescantes preparadas para la gran celebración.

Entre los presentes anotamos a sus queridos abuelitos paternos los señores  Pedro Navarrete y Celia Muñoz y su abuelita materna la Sra. Doña Jesús Quiñones, quienes no dejaron  de apapachar y consentir  a  su linda nieta durante toda la tarde.

El ambiente estuvo de lo más agradable ya que chicos y grandes en todo momento disfrutaron de entretenidas charlas así como de la buena música del lugar.

Sin duda alguna fue un gran día el cual estuvo lleno de bendiciones para la pequeña festejada y para su linda familia, quienes en todo momento  agradecieron a los presentes por acompañarlos en ese día especial el cual siempre conservarán en sus memorias.

Enhorabuena para Frida Gimena, por reafirmar su fe ante el Supremo.