Fuerzas yemeníes toman el aeropuerto de Al Hudeida mientras ONU busca mediar

Global Media Federation

Jaled Abdalá

Saná, 16 jun (EFE).- Las fuerzas yemeníes apoyadas por la coalición árabe, liderada por Arabia Saudí, arrebataron hoy a los rebeldes chiíes hutíes el aeropuerto internacional de la ciudad de Al Hudeida, mientras el enviado de la ONU intenta mediar para detener la ofensiva antes de que llegue al núcleo urbano.

En un comunicado, el centro de prensa del Ejército yemení aseguró que “las Fuerzas Armadas, apoyadas por la resistencia y la alianza árabe, han liberado el Aeropuerto Internacional de Al Hudeida de las garras de las milicias hutíes”, respaldadas por Irán.

El portavoz de los hutíes, Mohamed Abdelsalam, confirmó en su cuenta de Twitter esta toma, sin embargo lo justificó diciendo que la retirada de sus combatientes ha sido una estrategia “táctica”, y como consecuencia, “los mercenarios entraron” al aeródromo.

Este rápido avance se produce durante el cuarto día de ofensiva, coincidiendo con el segundo día de la fiesta del Aíd al Fitr -la festividad que pone fin al mes sagrado de ramadán-, con el objetivo de tomar la estratégica urbe, ubicada a orillas del mar Rojo.

El aeropuerto se encuentra a tan solo 10 kilómetros del puerto de Al Hudeida, el segundo más grande del Yemen y uno de los principales punto de entrada de suministros básicos al país, que sufre la peor crisis humanitaria del mundo, según la ONU.

De acuerdo con el centro de prensa militar, las unidades castrenses han empezado a limpiar el aeródromo de minas y dispositivos explosivos plantados por los rebeldes.

Fuentes militares y médicas aseguraron a Efe que en los últimos dos días más de 300 efectivos pertenecientes tanto a las filas de los hutíes como de las fuerzas yemeníes han perecido durante la ofensiva, sin poder desglosar las cifras, y más de 550 sufrieron heridas.

Abdelsalam indicó que sus milicianos han capturado a 36 hombres de las tropas gubernamentales leales al presidente yemení -reconocido internacionalmente- Abdo Rabu Mansur Hadi, que se encuentra ahora en la ciudad costera de Aden, la capital provisional del Ejecutivo.

Desde la mañana, las explosiones y los tiros son constantes en la zona del aeropuerto, donde no hay civiles, salvo en la población aledaña de Al Manzar, al suroeste del lugar, dijeron a Efe residentes de la zona.

Además, indicaron que las fuerzas gubernamentales siguen avanzando en su campaña militar con el fin de llegar y controlar el acceso meridional de la ciudad.

En un intento de buscar una solución al conflicto antes de que los combates lleguen al núcleo urbano donde permanecen los 600.000 civiles que la ONU estima en Al Hudeida, el enviado de la ONU para el Yemen, Martin Griffiths, ha llegado hoy a Saná para discutir con ambas partes, aunque no ha querido hacer declaraciones al respecto a los medios en su llegada al aeropuerto, según constató Efe.

Habitantes de Al Manzar dijeron a Efe que los combatientes de ambos lados trazaron un corredor seguro para 4.000 habitantes de la localidad, después de que una mujer y un hombre murieran y treinta residentes sufrieran heridas por los enfrentamientos de los últimos dos días.

La ONU y los diferentes organismos internacionales que tienen cooperantes sobre el terreno han pedido que los puertos de Al Hudeida y de Al Salif permanezcan abiertos para que pueda entrar la ayuda humanitaria.

De hecho, alrededor del 70 por ciento de las importaciones de comida, suministros básicos y militares que abastecen a las zonas controladas por los hutíes llega a través del puerto de Al Hudeida.

Al mismo tiempo la coalición árabe, apoyada por Estados Unidos, acusa a Irán de suministrar misiles a los hutíes a través de esos puertos y que luego disparan contra el reino saudí, un supuesto que Teherán siempre ha negado, limitándose a reconocer que da apoyo político a los rebeldes.

Yemen es escenario de una guerra desde finales de 2014, cuando los rebeldes hutíes tomaron la capital, Saná, y áreas del norte y el oeste del país.

El conflicto se recrudeció con la intervención de la alianza árabe, en marzo de 2015, y ha provocado que más de ocho millones de personas puedan morir de hambre si no llega asistencia urgente al Yemen, según la ONU. EFE