Fundación Francisco Franco: “Tenemos esperanza” de impedir la exhumación

Rafael Cañas

Madrid, 4 oct (EFE).- Los partidarios de frenar la exhumación de Francisco Franco de un monumento nacional español no han perdido la esperanza de frenar el proceso, reconoció este viernes a Efe Juan Chicharro, presidente de la Fundación que lleva el nombre del dictador que gobernó España entre 1939 y 1975.

“Tenemos esperanza todavía”, afirma en una entrevista Chicharro, general en la reserva, quien recalca que el asunto ha sido usado políticamente y “con gran inteligencia” por el Gobierno socialista de Pedro Sánchez, y admite la “decepción” de la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) con la actitud de la jerarquía católica y con los partidos del centroderecha.

Franco murió en 1975 y fue enterrado en el monumento nacional del Valle de los Caídos (donde hay restos de miles de muertos de la Guerra Civil española de 1936-39), y el plan del Gobierno es llevar al dictador al cementerio civil de El Pardo, donde está sepultada su esposa.

La FNFF, creada en 1976, tiene unos 1.500 afiliados, de los cuales entre 100 y 200 están en Latinoamérica y en EE.UU. (en este país sobre todo en Texas), explica su presidente.

Pregunta: ¿Por qué se opone la Fundación a la exhumación?

Respuesta: Porque consideramos que es contrario a lo que el propio generalísimo Franco pensó para el Valle de los Caídos. El Valle es un monumento, en nuestra opinión, de reconciliación de los dos bandos y Franco como fundador tiene todo el derecho de estar enterrado en esa basílica. Dicho sea de paso, él nunca pensó que hasta fuera a ser enterrado allí.

P: Si Franco no preveía que fuera enterrado allí ¿No sería lógico, incluso humano, que sus restos reposen junto a los de su esposa en El Pardo?

R: Nadie sabe si Franco quería ser enterrado allí o no. Yo personalmente opino que no. Franco fue enterrado allí porque lo decidió en un momento determinado el Gobierno y fue el rey en definitiva el que firmó que se enterrara allí.

Nosotros defendemos la presencia de Franco en el Valle porque forma parte de nuestra historia y es una primera parte de lo que la Ley de Memoria Histórica pretende.

P.- Salvo en el mundo comunista (Lenin, Mao, Kim il-Sung) no hay precedentes de dictadores o gobernantes no democráticos enterrados en monumentos donde son homenajeados. ¿Por qué Franco debería ser una excepción?

R.- Es que no es tal excepción, es historia. Y esa apelación de gobernantes no democráticos es realmente discutible si nos ponemos en la historia. El ejemplo más vivo es Napoleón está enterrado en Los Inválidos, en París, y Oliver Cromwell está enterrado en Londres.

Y aunque no es de titularidad pública donde está enterrado, (Benito) Mussolini está enterrado en Predappio en una casa que fue restaurada por el Gobierno italiano, y es uno de los sitios más visitados de Italia.

P: La semana próxima el Tribunal Supremo debe decidir algunas cuestiones legales: una solicitud de aclaración de los nietos y tres recursos, uno de ellos de esta fundación. ¿Tienen alguna esperanza legal o creen que tras la sentencia del Supremo de la semana pasada está todo decidido?

R: Está todo decidido, no desde la sentencia del Supremo, sino desde que el primer momento el señor (Pedro) Sánchez promulgó el primer decreto legal, en nuestra opinión inconstitucional, hace año y medio. Lo que se ha hecho a lo largo de todo este año y medio es intentar dar cobertura legal a una decisión absolutamente tomada. La sentencia del Supremo nos ha sorprendido porque nosotros no esperábamos este resultado. Hay tres recursos todavía pendientes… Lo resolverán probablemente la semana que viene.

Todavía tenemos esperanzas de que se pueda suspender la exhumación. Nuestros abogados están estudiando detenidamente toda esta cuestión. Estamos estudiando recurrir en amparo al Tribunal Constitucional y al Tribunal de Garantías Constitucionales, porque consideramos que la sentencia viola derechos fundamentales. O sea que sí, tenemos esperanza todavía.

P: La Fundación ha promovido una carta abierta a la jerarquía católica ¿Están decepcionados con la posición de la Iglesia?

R: Vamos a esperar hasta el final a ver lo que sucede… a ver qué posición adopta la Iglesia. Hasta el momento pues sí, creemos que por lo menos la jerarquía eclesiástica… sí estamos un poco defraudados con su posición hasta este momento. Veremos al final.

P: ¿Están también decepcionados con las posiciones de partidos como el Partido Popular o Ciudadanos (centroderecha)?

R: Absolutamente decepcionados, y no lo entendemos. No entendemos cómo Partido Popular, posicionándose como se ha posicionado, vía abstención… consideramos que traiciona las esencias del propio partido y de sus fundadores. De Ciudadanos, evidentemente lo mismo.

P: ¿Mantienen actualmente contactos con partidos políticos para activar ese frente, incluso si el Parlamento está disuelto?

R: Los hemos tenido. Con el Partido Popular, cuando salió el decreto ley, su portavoz (parlamentaria) Dolors Monserrat, a mi personalmente y firmado por escrito me dijo que iban a recurrir la constitucionalidad de ese decreto. Luego por conveniencia política no lo hicieron.

Por otro lado, con Ciudadanos no hemos tenido contactos y con Vox los hemos tenido. No lo podemos negar y además estamos muy satisfechos de que han adoptado una postura absolutamente contraria, no solo a la exhumación sino a la Ley de Memoria Histórica, que es el fondo de toda esta cuestión.

P.- El abogado de los nietos de Franco anunció la semana pasada que recurriría al Tribunal Constitucional, usted me ha hablado de otro recurso. ¿Se van a presentar ya?

R: El calendario se acelera pero no va tan rápido como el Gobierno quiere. Efectivamente, hay que ir a toda prisa, nuestros abogados están estudiando detenidamente la sentencia y cómo recurrir al Tribunal Constitucional y las posibles medidas legales para impedir la exhumación. EFE