Fundamental garantizar protección a la niñez

NiñosRicardo Antonio Bucio Mújica, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, afirmó durante la inauguración de la XXIV Asamblea de la Red Mexicana de Ciudades Amigas de la Niñez que en México aún se está lejos de poder garantizar la protección de los niños y adolescentes, pues se carece de estadísticas en muchos rubros.

Destacó que de acuerdo a las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en México existen 39.9 millones de niños y adolescentes, más que todos los habitantes de los siete países de Centroamérica, lo que habla de un importante universo de población en condición vulnerable, pues un menor de edad no tiene las capacidades económicas ni la madurez para solventarse por sí mismo.

Manifestó que este hecho reitera la obligación que tiene el Estado hacia los niños y los jóvenes ante los nuevos paradigmas de la sociedad que incluyen, además de las problemáticas tradicionales relacionadas al maltrato infantil, la explotación laboral y el abandono, riesgos del mundo actual como lo es la trata, el secuestro, el tráfico de órganos y la migración, problemas que cada año aumentan.

Bucio Mújica celebró que foros como la asamblea de la Red de Ciudades Amigas de la Niñez fomenten la colaboración entre las entidades gubernamentales enfocadas en salvaguardar los derechos de los infantes; “ya no estamos en los tiempos en que bastaba crear casas e internados para niños desamparados. Las políticas actuales demandan mayor compromiso de los gobiernos”, dijo.

Recordó que el marco legal actualmente vigente obliga al estado a ser la entidad que procure hacer valer los derechos de los niños, así como a eliminar los riesgos que signifiquen un obstáculo para ello, sin embargo reconoció que aún hay mucha opacidad en cuanto a datos estadísticos que permitan conocer la situación real que existe en temas como el tránsito de niños migrantes en el país.

Así mismo insistió en que tanto los gobiernos como la sociedad en general deben entender que no se trata únicamente de hacer valer los derechos básicos de los niños sino también los servicios públicos que reciben como el agua; además se deben atender todos los ámbitos en los que se desenvuelven como lo es al interior de la familia, en sus escuelas y lo que ven en televisión e internet.