Inicio > Noticias > Local > Gastos “godínez” que se pueden evitar y ahorrar

Gastos “godínez” que se pueden evitar y ahorrar

Con el semáforo en verde muchas personas regresan a las oficinas después de dos años en remoto. Esto implica el pago de transporte, comidas y otros consumos que, a la larga, pueden convertirse en un problema para ahorrar. En este sentido, el portal inmobiliario Propiedades.com compartió algunos consejos sobre los gastos “godínez” que se pueden evitar.

La Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2020, realizada por el Inegi, mostró que el gasto corriente promedio trimestral fue de 29,910 pesos. Principalmente se destinan a los siguientes rubros: alimentos, bebidas y tabaco 11,380 pesos, de los cuales 1,520 fueron destinados a comidas consumidas fuera del hogar; transporte y comunicaciones 5,552 pesos; vivienda y servicios 3,285 pesos.

 

Estas cantidades se pueden convertir en gastos hormiga que, poco a poco, van afectando tu capacidad financiera. Leonardo González, analista Real Estate de Propiedades.com, explica que estos egresos suelen ser impulsivos, recurrentes y de poco valor, durante las jornadas laborales.

 

“Aunque no son gastos predecibles y no están programados, impactan significativamente en el presupuesto”, agrega.

 

Para empezar a identificar los rubros donde se hacen gastos “godínez” el experto recomienda: Enlistar los gastos más comunes, identificar cuánto se gasta del presupuesto, considerar un gasto promedio dada la variabilidad de los mismos, asignar un porcentaje para gastos recurrentes como transporte, cuidar los gastos fuera del programa financiero y cuantificar el ahorro obtenido bajo el esquema de gasto controlado.

 

“Esto te permitirá mantener un presupuesto ordenado y balanceado que efectivamente incluya los gastos del hogar”, añade.

 

Si después de comer te gusta salir de la oficina 10 minutos a estirar las piernas y tomar un café, considera un fondo de gastos menores. González señala que esto es una excelente opción para acumular una cantidad considerable. A la larga, podrás invertir este dinero en otros bienes y servicios.

 

Empezar la planificación de este presupuesto, significa: Asignar un monto inicial para solventar los gastos godínez con moderación. Fijar un objetivo sobre lo que se puede ahorrar si se sigue el plan. Consumir sustitutos de estos gastos. Por ejemplo, preparar tu comida en casa, usar transporte público, comprar refrigerios y botanas en tiendas mayoristas. Formar un hábito de gastos y consumo para limitar las compras fuera del plan. Comparar precios y elegir inteligentemente para evitar gastos impulsivos. Preferir opciones de consumo más económicas y accesibles

Aunque suene difícil, para reducir los gastos “godínez” puedes encontrar diferentes opciones y áreas de oportunidad. El analista recomienda tener en cuenta las siguientes alternativas: Valora qué tan necesarios son estos gastos. Encuentra sustitutos saludables, accesibles y económicos, por ejemplo, tener una taza reutilizable y tomar tu café vespertino de la cafetera de la oficina. Diseña opciones colectivas, como crear un fondo común con tus compañeros de oficina para comprar snacks y refrigerios entre todos para el día a día. Realiza actividades diferentes para ocupar los tiempos muertos, pues es cuando usualmente se realizan estos gastos

 

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: