“Get Shorty” mantiene vivo el espíritu de Elmore Leonard en la televisión

infoLibre

Antonio Martín Guirado

Los Ángeles (EE.UU.), 11 ago (EFE).- El idilio entre las novelas de Elmore Leonard y Hollywood sigue vigente gracias a la serie “Get Shorty”, sobre mafiosos y sus turbios negocios en la industria del cine, que cuenta con un tono más crudo que el de aquel filme homónimo de Barry Sonnenfeld con Gene Hackman y John Travolta.

“Es como visitar el mismo bar en momentos diferentes de la semana”, explicó el protagonista, Chris O’Dowd, que interpreta al mafioso Miles Daly, en un encuentro con un grupo reducido de medios, entre ellos Efe.

“La película es como ir al bar un sábado a las 8 de la noche, cuando todo el mundo luce estupendo, y esta serie es como ir al mismo bar un lunes a las 2 de la mañana, te estás peleando con tu novia y llega la cuenta que no puedes pagar. Es el mismo escenario, pero el enfoque es diferente”, agregó el intérprete, conocido por su papel hilarante en “Bridesmaids”.

Leonard, que ha sido adaptado al cine en cintas tan populares como “Out of Sight” (Steven Soderbergh), “Jackie Brown” (Quentin Tarantino, basándose en “Rum Punch”) o “Be Cool” (secuela de “Get Shorty”, dirigida por F. Gary Gray), ya fue llevado previamente al mundo de la televisión.

“Justified”, emitida por FX entre 2010 y 2015, giraba en torno al personaje del jefe de policía Marshal Raylan Givens, que aparecía en las novelas “Pronto”, “Riding the Rap”, “Raylan” y el relato corto “Fire in the Hole”.

Pero otros proyectos, como las series “Maximum Bob” o “Karen Sisco”, no gozaron de tanto éxito y fueron canceladas poco después de conseguir la luz verde.

Ahora, la prosa turbia de Leonard está más viva que nunca.

La serie, una comedia oscura creada por Davey Holmes (“Shameless”, “In Treatment”, “Damages”), se desarrolla alrededor del personaje de Miles Daly, un mafioso de Nevada que trata de dar un vuelco a su vida, dejar atrás su pasado criminal y reconciliarse con su familia. Para ello, se muda a Los Ángeles y busca convertirse en productor de Hollywood.

El reparto lo completan Ray Romano, Felicity Huffman, Steven Bauer, Lidia Porto y Goya Robles.

Porto, nacida en Barranquilla (Colombia), encarna a Amara De Escalones, la jefa de Daly, una criminal sin escrúpulos que gestiona un casino en la localidad de Pahrump (Nevada).

“Me siento agradecida a los creadores por el personaje”, dijo Porto a Efe a mediados de mayo, coincidiendo con el rodaje del octavo episodio de la segunda temporada. “Lo que me fascina de ella es la comedia. Causa terror realmente, pero al mismo tiempo, también la ridiculizamos y la suavizamos”, indicó.

La intérprete, con una carrera de casi 30 años a cuestas, asegura que los actores latinos como ella solo buscan una oportunidad para mostrar su talento.

“No queremos ser incluidos simplemente porque hay que tener tres (actores) de estos y dos de aquellos; queremos ser considerados con el mismo respeto y la misma mente abierta que los demás, y no descartados porque no lucimos de cierta manera”, afirmó Porto.

“En mi vida he hecho muchos estereotipos latinos. Por eso, es emocionante que este cuerpo pueda interpretar un personaje tan inesperado”, recalcó.

Robles, de ascendencia puertorriqueña y ecuatoriana, disfruta aquí del primer gran papel de su carrera, el de Yago, sobrino de Amara.

“La producción me ha fascinado. Todo el equipo quiere estar aquí, más allá del dinero que ganan. Aman el proyecto. Crean un clima de confianza que me ayuda mucho a entrar por completo en la oscuridad del personaje”, declaró el actor a Efe.

Para Robles, aún hay muchas batallas por librar para los latinos en Hollywood.

“Yo voy al cine y apenas veo personajes latinos más allá de los arquetipos. Creo que somos nosotros mismos quienes debemos crear historias para nuestro público y las plataformas de Internet nos pueden ayudar. No confío en que los estudios vayan a escribir esas historias. No les interesa”, reconoció el joven.

Eso sí, ambos coinciden en señalar que “Get Shorty”, cuya segunda temporada se estrena este lunes en la cadena de pago Epix, es una rareza dentro de la televisión actual.

Tal y como resume Adam Arkin, director y productor del formato, todo el equipo tiene la suerte de trabajar para una cadena “que tiene fe en la serie”.

“Es la calidad quien manda y no necesariamente la audiencia”, manifestó. EFE