Gobernador de Arizona, complacido de que Trump deje de separar familias

La Jornada

Tucson (EE.UU.), 21 jun (EFE).- El gobernador de Arizona, Doug Ducey, dijo estar complacido de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmara una orden ejecutiva que acaba con su política de separación de familias de inmigrantes indocumentados en la frontera con México.

“Queremos que los padres se mantengan con sus hijos, estoy muy complacido de que podamos componer esta política”, aseguró Ducey a Efe la noche de este miércoles al término de una presentación en Tucson como parte de su campaña electoral.

El mandatario republicano indicó además que no seguirá los pasos de gobernadores republicanos de otros estados como Maryland o Carolina del Norte, que anunciaron que retirarían tropas de la Guardia Nacional desplegadas en la frontera debido a la separación de estas familias.

“La seguridad de nuestra frontera ha sido una de las prioridades de mi gobierno y creo que se puede lograr las dos cosas, tener seguridad en la frontera y mantener a las familias juntas”, expresó Ducey, que aspira ser reelegido como gobernador de Arizona en las elecciones de noviembre próximo.

Trump cedió este miércoles a la presión nacional e internacional y firmó una orden ejecutiva para detener su polémica política de separación de los niños inmigrantes de sus padres cuando estos son detenidos en la frontera sur.

Con este medida, a partir de ahora, los padres serán llevados junto a sus hijos a centros de detención de inmigrantes.

Actualmente hay aproximadamente 400 miembros de la Guardia Nacional en la frontera de Arizona en tareas de apoyo a la Patrulla Fronteriza como controlar cámaras de vigilancia, reparar autos y asistir desde el aire en operativos.

Art del Cueto, vocero del Sindicato Nacional de la Patrulla Fronteriza, dijo desconocer los detalles sobre cuántos soldados podrían retirarse de la frontera, pero considera que esta acción no tendrá gran impacto en la frontera.

En su opinión, este se debe a que el mayor flujo migratorio se da dentro del territorio de la reserva indígena Tohono O’odham, quienes hasta la fecha se han negado a aceptar la presencia de los soldados dentro de sus tierras. EFE