Gobernador de Veracruz dejará cargo para enfrentar acusaciones de corrupción

Javier DuarteMéxico, 12 oct (EFE).- El gobernador de Veracruz, Javier Duarte, dejará el cargo para defenderse de las acusaciones de enriquecimiento ilícito, peculado e incumplimiento del deber legal, en momentos en que ese estado mexicano vive un auge de la violencia.

A 48 días de terminar su mandato (2010-2016) y con dos investigaciones de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) a sus espaldas, Duarte solicitó al Congreso del estado licencia para separarse de su cargo a partir de hoy.

“Ya es el momento de poder atender, dar la cara, enfrentar las denuncias y no puedo si sigo estando gobernando por un lado y por otro atendiendo estas circunstancias”, dijo a la cadena Televisa respecto de las acusaciones, que tildó de “infamias”, “calumnias” y “denuncias sin fundamento”.

El gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, acusó hace meses a Duarte de tener, utilizando nombres de familiares y conocidos, 25 propiedades en México y fuera del país, con un valor que supera los 3.000 millones de pesos (158.116 millones de dólares).

Duarte aseguró hoy que no cuenta con propiedades en el extranjero, y que tiene “solamente dos casas”, algo que respaldó cuando hizo públicos sus bienes a finales de julio.

“Soy un hombre que vive de mi salario, no soy rico (…) todo lo que tengo lo he tenido por el fruto de mi esfuerzo”, agregó este político al que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) le suspendió sus derechos en septiembre, un paso previo a la expulsión.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) investiga presuntas “empresas fantasma” que hicieron contratos con el Gobierno de Duarte.

Según una investigación del medio digital Animal Político, al menos 645,7 millones de pesos (34 millones de dólares) desaparecieron del erario veracruzano únicamente entre 2012 y 2013 a través de estas operaciones.

Al respecto, Duarte aseguró que dichas compañías “cumplieron puntualmente con todos los requisitos para ser proveedores del gobierno”, y que esperará a los resultados de la investigación para ver si hay “responsabilidad por parte de algún funcionario”.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) reportó que en el periodo 2011-2013 hay 35.421 millones de pesos (1.867 millones de dólares) pendientes de solventar en Veracruz.

“Sería verdaderamente irrisorio que yo me robe 35.000 millones de pesos ¿dónde están? no es sencillo ni fácil ocultar” esa cantidad, planteó Duarte, agregando que estas acusaciones son “especulaciones”.

Yunes, denunciado ante las autoridades por Duarte por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, dijo que el gobernador busca huir de su responsabilidad en la crisis “insostenible” que está viviendo el estado.

Duarte “deja un Veracruz incendiado y saqueado”, señaló el político del conservador Partido Acción Nacional (PAN) al aludir la “brutal corrupción” que impera en el estado.

Según el Sistema Nacional de Seguridad Pública, en Veracruz se cometieron 179 homicidios dolosos durante septiembre, lo que supone la cifra mensual más alta registrada en los últimos 15 años en el estado. En lo que va de año, los homicidios suman 716 y los secuestros, 85.

Además, la región -disputada por los Zetas, el Cártel Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa- es considerada una de las más peligrosas de México para ejercer el periodismo, con 19 comunicadores asesinados durante el sexenio de Duarte.

El caso de violencia más reciente que impactó a la opinión pública fue la desaparición de cuatro jóvenes el 29 de septiembre. Los cadáveres de tres de ellos fueron encontrados desmembrados días después en el municipio de Camarón de Tejeda.

Duarte admitió que detrás de su renuncia también está el clima de inseguridad que vive el estado, ya que no puede estar “atendiendo este tipo de temas, que son de la mayor importancia”, y al mismo tiempo sus asuntos personales, y aclaró que “es una decisión personal”.

Duarte ha sido señalado por intentar “blindarse” al impulsar una estructura anticorrupción con allegados suyos en puestos clave, plan al que tuvo que dar marcha atrás después de que la fiscalía llevara ante la Suprema Corte de Justicia estas leyes, que fueron declaradas inconstitucionales.

Varios funcionarios de su Administración también son investigados, entre ellos el extesorero de Veracruz Vicente Guillermo Benítez.

A esto se le suma la renuncia en agosto de Arturo Bermúdez, amigo del gobernador, como secretario de Seguridad Pública, luego de que una investigación desvelara que cuenta con propiedades en Texas por un valor de más de 2,4 millones de dólares.

“Yo no meto las manos en el fuego por nadie”, apuntó Duarte, antes de repetir que serán “las instancias correspondientes” las que tengan que determinar si hubo o no corrupción en su Administración. EFE