Gobierno argentino y médicos insisten en uso del preservativo tras polémica

Clarín

Buenos Aires, 26 jul (EFE).- El ministro de Salud de Argentina, Adolfo Rubinstein, tildó hoy de “temerarias” las declaraciones realizadas por un médico en el Senado, en las que rechazaba la efectividad del preservativo, e hizo hincapié en reforzar las políticas de prevención en un país “relajado” en su utilización.

Abel Albino, presidente de la Cooperadora para la Nutrición Infantil (Conin) -dirigida al estudio de la desnutrición infantil-, dijo que el sida no podía ser evitado con este anticonceptivo porque el virus “atraviesa la porcelana”, una afirmación que para Rubinstein es claramente un “disparate” y una “barbaridad”.

“Viene de un pediatra prestigioso, resuena muchísimo más y es más peligroso porque puede hacer creer a la gente de que el preservativo no es el método anticonceptivo más eficaz para prevenir las enfermedades de transmisión sexual”, dijo el ministro en una entrevista en la argentina Radio La Red.

Las declaraciones de Albino se enmarcan en la penúltima sesión de debate del proyecto que busca despenalizar el aborto en el país austral, que se encuentra en tratamiento en el Senado -con la intervención de expertos a favor y en contra de la ley- tras haber obtenido la aprobación de la Cámara de Diputados el pasado junio.

Rubinstein recalcó la preocupación que causan en su departamento unas declaraciones de esta índole, teniendo en cuenta que en Argentina se está “viendo que hay una relajación en el uso del preservativo” y, en consecuencia, un incremento en la frecuencia con la que se contraen enfermedades de transmisión sexual (ETS).

“Hay esa creencia de que como el sida ahora se trata con medicamentos y se está transformando en enfermedad crónica, la cosa no es tan peligrosa”, explicó el titular de Salud.

Asimismo, justificó su sorpresa con que el uso del preservativo es una medida que “ya no se discute más”, ni siquiera con el papa, la máxima autoridad de la Iglesia católica en el mundo.

“Son declaraciones de este doctor que están absolutamente fuera de época”, aseguró Rubinstein, quien consideró que este tipo de exposición es un “hecho aislado” en el debate actual.

En esta línea se pronunciaron también algunas organizaciones dedicadas a la salud del país sudamericano, como la Fundación Huésped, que rescató un comunicado de hace tres años en el que también critican al doctor Albino por sus declaraciones desfavorables sobre el uso del profiláctico.

“Está probado científicamente que el tamaño del virus no traspasa el látex y diferentes estudios señalan la eficiencia del uso correcto y consistente del condón”, recuerda esta organización, que acusó a Albino de faltar a la “verdad”, a la “ciencia” y a los “derechos” con sus argumentos.

También la Sociedad de Pediatría argentina salió a defender la relevancia del preservativo en un comunicado público en el que repudian las afirmaciones del doctor por no estar basadas en argumentos científicos válidos.

Por su parte, el Ministerio de Salud de la ciudad de Buenos Aires lanzó un mensaje de “tranquilidad” a la población para reafirmar la “probada efectividad” de los condones para prevenir infecciones de transmisión sexual (ITS).

“Son innumerables los estudios científicos a nivel global que demuestran taxativamente que el preservativo es la principal herramienta para la prevención de las ITS, tales como el VIH y la sífilis, además de ser un eficaz método anticonceptivo”, señala en una nota de prensa.

Según datos de 2017 del boletín epidemiológico de la Dirección de Sida y ETS del Ministerio de Salud argentino, hay un total de 122.000 personas en el país austral con el virus del VIH, a pesar de que estiman que un 30 % de ellas no está al tanto de ello. EFE