Gobierno chino exige a DiDi “rectificación integral” tras muerte de pasajera

El Universal

Shanghái (China), 27 ago (EFE).- El Gobierno chino exigió a la multinacional de transporte china Didi Chuxing, equivalente a Uber, que rectifique sus patrones de operación para garantizar la seguridad de sus servicios después de que una pasajera fuera asesinada, informó hoy la agencia oficial de noticias Xinhua.

Autoridades del Ministerio de Transporte y del Ministerio de Seguridad Pública se reunieron este domingo con ejecutivos de Didi y les exigieron una “rectificación integral” en su servicio de coche compartido tras el segundo asesinato en las mismas circunstancias que ocurre en los últimos tres meses.

La Policía informó de que el pasado viernes una mujer de 20 años desapareció después de coger un coche compartido de Didi en la ciudad de Wenzhou (este) y enviar un mensaje a sus amigos pidiendo ayuda.

La mujer fue violada y asesinada por el conductor del vehículo, que ya ha sido detenido por la Policía y confesó la autoría de los hechos.

Didi aseguró que el conductor no tenía antecedentes penales, pero estaba usando una matrícula falsa cuando cometió el crimen, por lo que el domingo anunció la suspensión del servicio de coche compartido para revisarlo y mejorarlo.

Sin embargo, según comprobó Efe, este todavía sigue operativo.

El pasado mes de mayo, el asesinato de otra cliente de 21 años a manos de su conductor en Zhengzhou (centro) ya encendió las alarmas en el país asiático sobre la seguridad de la plataforma.

Los dos incidentes “revelaron grandes lagunas administrativas y riesgos de seguridad con Didi”, dijo Xu Yahua, un funcionario de Ministerio de Transporte, quien apuntó que la compañía ha asumido una responsabilidad inadecuada, que amenaza seriamente la seguridad, los derechos y los intereses de los pasajeros y causa un impacto social negativo severo.

El Ministerio ordenó a Didi investigar cuidadosamente los recientes incidentes de seguridad y castigar a los responsables de manera seria.

La compañía, que también ha despedido a dos altos cargos de la empresa tras lo sucedido, pidió disculpas en un comunicado y dijo que asumirá su responsabilidad ante los problemas de seguridad que presenta el servicio.

En China, la compañía es líder en servicios de alquiler de vehículos vía móvil, ofrece el servicio de coche compartido e incluye también el alquiler de taxis convencionales, lo que consiguió acabar con las frecuentes protestas de los taxistas chinos ante la proliferación de este tipo de negocios.

En los últimos meses, Didi se ha estado expandiendo internacionalmente y en enero adquirió en Brasil a uno de sus rivales, mientras que en abril lanzó su propio servicio en México.

La compañía, valorada a finales de 2017 en unos 56.000 millones de dólares, está considerando la posibilidad de salir a bolsa en el segundo semestre de este año, aunque el gigante chino del transporte aún no ha confirmado estos planes. EFE