Gobierno colombiano anuncia nuevos desminados humanitarios en Antioquia

desminado_humanitarioMedellín (Colombia), 14 ene (EFE).- El ministro consejero para el posconflicto de Colombia, Rafael Pardo, anunció hoy que las labores de desminado humanitario en Antioquia se extenderán a otros tres municipios de ese departamento, en las que, de momento, no tendrán la participación de las FARC.


Los municipios que se incorporarán al desminado humabitario son Ituango, San Luis y Argelia, según anunció Pardo luego de una reunión con el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, y el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, en la que revisaron las necesidades regionales para la construcción de la paz.

Pardo indicó que fueron priorizadas estas zonas porque “son tres de los 20 municipios más afectados por la violencia y que más afectaciones tienen por las minas antipersonales”.

Manifestó que esta nueva fase del desminado humanitario, que finalizó su plan piloto en noviembre con “resultados positivos” en el caserío El Orejón del municipio de Briceño (Antioquia), está en “estudio técnico y empezaría en 15 días”.

El ministro explicó que este desminado, por ahora, no contará con la participación de miembros de las FARC y se encargará “directamente de la organización” el Gobierno y la comunidad internacional.

Pardo dijo que están “verificando” el estado de 15 municipios de Antioquia pues el tema de las minas es “crítico” y reveló que propuso que los próximos proyectos de desminado se desarrollen con “las lecciones aprendidas en El Orejón como parte de los acuerdos con las FARC”.

El Orejón fue el primer lugar en el que el Gobierno colombiano y las FARC comenzaron el desminado humanitario acordado en las negociaciones de paz en Cuba.

Asimismo, apuntó que una subcomisión técnica trabajará desde el próximo sábado en La Habana en la idea de extender el desminado que se realizó en El Orejón a todo el municipio de Briceño.

Pardo enfatizó en que “hay muchas acciones que vamos a empezar a hacer” para preparar a Colombia para el posconflicto y garantizar que “después de la firma de la paz, que será en dos meses, tengamos un país en el que no haya zonas rojas”. (1)EFE