Gobierno de Colombia sigue en búsqueda de soluciones para líderes sociales

El Espectador

Bogotá, 3 may (EFE).- El vicepresidente colombiano, Óscar Naranjo, le aseguró hoy a los líderes sociales y defensores de derechos humanos del municipio de Tumaco, uno de los más afectados por el conflicto armado en el país, que la búsqueda de soluciones para evitarles riesgos continúa.

“Venimos a escucharlos y a decirles que no vamos a desfallecer”, dijo Naranjo a la comunidad tras hacer un llamado a los tumaqueños para que a pesar de las dificultades se persista en la construcción de la paz.

El vicepresidente, quien es un general retirado de la Policía Nacional, institución de la cual fue director general, estuvo en la visita junto al procurador general de la Nación, Fernando Carrillo, y el ministro del Interior, Guillermo Rivera.

En la jornada también estuvieron el defensor del Pueblo, Carlos Negret; el gobernador del departamento de Nariño, Camilo Romero, y el alcalde de Tumaco, Hernán Cortés.

En la tarde de este jueves el general Naranjo se reunió con líderes sociales, comerciantes y políticos de la ciudad con el propósito de seguir avanzando en la hoja de ruta para dar una solución integral a los problemas que los están afectando.

Naranjo reconoció que se ha “fallado”, pero al mismo tiempo transmitió “la señal inequívoca” de que el Gobierno no va a “desfallecer en la construcción de una nueva realidad, que transforme lo que puede ser el resultado dramático de un conflicto de 53 años en una realidad promisoria, segura y en paz”.

Un total de 138 líderes sociales colombianos fueron asesinados en 2017, lo que supone un incremento del 20 % con respecto al año anterior, cuando se registraron 115 víctimas, reveló hoy un informe del Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep).

La organización detalló en su documento “No son líos de faldas, son líos de tierras” que los asesinatos se produjeron por persecución política, abuso de autoridad e “intolerancia social”.

Tumaco, el segundo puerto sobre el océano Pacífico colombiano, es el lugar del país con el mayor número de cultivos ilícitos lo que lo ha generado un enfrentamiento constante entre diferentes grupos armados ilegales. EFE