Gobierno de El Salvador investiga fuga de amoníaco en empresa avícola

San Salvador, 14 mar (EFE).- El Gobierno de El Salvador anunció este jueves que investigará a una empresa avícola por la ruptura de una tubería de refrigeración “por la que circula amoníaco”, que liberó 50 kilogramos de gas al ambiente y se esparció en un radio de 100 metros a la redonda, afectando a los residentes cercanos.

Según indicó el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), la fuga de gas se produjo la noche del miércoles en una empresa ubicada en la localidad de Soyapango, 11 kilómetros al este de San Salvador.

La cartera de Estado elaborará un informe técnico “que será puesto a disposición de la Fiscalía General de la República (FGR)”, entidad que acompañó al equipo multidisciplinario del MARN que realizó una primera inspección para determinar si la empresa está autorizada a “manejar este tipo de químicos”.

La fuente explicó que, tras una primera valoración, “se presume que la ruptura se debió a una bajada en la temperatura que congeló el agua en el interior del sistema de enfriamiento”.

El amoníaco es un gas corrosivo que se utiliza en la refrigeración industrial y que en grandes cantidades y exposición directa puede causar graves problemas en la salud, pese a que, por sus características, “no es nocivo para el medioambiente ni es una sustancia agotadora de la capa de ozono”.

Durante la inspección también se verificaron las acciones hechas por la empresa para contener la fuga del gas, el estado de los equipos y el proceso de refrigeración, así como el almacenamiento y disposición del agua utilizada en dicho proceso.

El equipo del MARN, que constató que la fuga ya fue controlada y que la maquinaria de refrigeración está detenida, “observó que el agua mezclada con amoníaco permanece almacenada para su tratamiento de neutralización química y posterior manejo en una planta de tratamiento de aguas residuales”.

La titular del MARN, Lina Pohl, lamentó que la empresa no haya avisado al Cuerpo de Bomberos inmediatamente después de producirse la fuga.

“No fue la empresa la que llamó a bomberos como debería ser en un accidente industrial, sino la población puso la denuncia y llamó a los medios de comunicación”, explicó Pohl.

La empresa ya había sido denunciada por parte de la población en otras ocasiones debido a las descargas de aguas residuales sin tratamiento que provocaban fuertes olores en toda la zona.

El MARN presionó para que esta y otras cuatro empresas de la zona construyeran plantas de tratamientos de aguas residuales, debido a que se identificó que eran las que más contaminaban el río Sumpa.

La avícola ya construyó la planta y está funcionando, aunque la ministra Pohl dijo que “eso no es suficiente”, por lo que verificarán los planes de contingencia para el manejo de este tipo de químicos, “sobre todo, porque está ubicada en zonas con mucha población”. EFE