Gobierno de Guatemala lanza estrategia para prevenir la migración infantil

Guatemala, 6 mar (EFE).- El Gobierno de Guatemala presentó hoy un plan para prevenir la migración de menores guatemaltecos, aunque la estrategia también incluye atención a los niños y adolescentes que sean repatriados de Estados Unidos para que se inserten al sistema educativo.


La presentación de este programa tuvo lugar en el Palacio Nacional de la Cultura y en ella participó el presidente, Jimmy Morales, su esposa y primera dama, Patricia de Morales, y la ministra de Trabajo, Leticia Teleguario, entre otros funcionarios.

La migración irregular de los menores, según explicó el coordinador presidencial del tema migrante, Marvin Mérida, se debe a asuntos económicos como el desempleo, la pobreza y la falta de acceso a los servicios básicos, y es por ello que el protocolo nacional dado a conocer este lunes busca la atención de los niños y adolescentes migrantes.

Según los datos ofrecidos por el funcionario, durante 2016 más de 35.200 guatemaltecos fueron deportados desde Estados Unidos, algunos después de vivir muchos años en el país del norte, por lo que empiezan de cero y hay que hacer esfuerzos “para integrarlos”.

Por su parte, el mandatario reiteró su compromiso de generar condiciones en el país para evitar la migración; “Hemos sido indiferentes a los problemas de migración, como la desintegración de las familias”.

El pasado 7 de febrero, el Banco de Guatemala estimó que las remesas de Estados Unidos van a crecer entre 8 % y 10 % en 2017, por lo que alcanzarían 7.670 millones de dólares a final de año.

Los inmigrantes guatemaltecos que residen en Estados Unidos (más de 3 millones), enviaron durante el pasado enero 587,63 millones de dólares en remesas familiares, casi 22 % más que en el mismo mes de 2016, cuando la cantidad fue de 481,96 millones de dólares.

En todo 2016 los inmigrantes enviaron una cifra récord de 7.159,96 millones de dólares en remesas, más del 10 % del PIB, superior a 6.284,97 millones de 2015.

Centroamérica, en especial el Triángulo Norte, es una de las zonas más violentas del mundo, lo que junto a la falta de oportunidades alienta a muchos a migrar, principalmente hacia Estados Unidos.

El presidente saliente de EE.UU., Barack Obama (2009-2017), solicitó al Congreso una partida de 750 millones de dólares de ayuda a Centroamérica dentro del presupuesto para el año fiscal 2017, que se sumarían a los otros 750 millones ya aprobados para apoyar el llamado Plan de la Alianza para la Prosperidad.

Desde la elección de Trump, un hombre con un fuerte discurso antiinmigrante, varios funcionarios estadounidenses aseguraron que está garantizado el apoyo de EE.UU. al plan, que busca desalentar la migración a través de la mejora económica y social de los países del Triángulo Norte. EFE