Gobierno Federal no debe decir quién vende gasolina cara

Ante el anuncio del Presidente López Obrador donde señalaba que una de las gasolineras más caras del país se encontraba en el estado de Durango, específicamente en el municipio de Guanaceví, Jaime Mijares Salum, presidente del CCE, afirmó que el precio solamente cuenta con el aumento de unos centavos y no de pesos; agregando que se deben valorar distintas circunstancias del porqué este incremento.

En este sentido dijo que se debe valorar el costo que genera el transportar los combustibles hasta estas zonas, además de la infraestructura con la que se cuenta, lo que genera que en algunas gasolineras el costo sea mayor que otras; sin embargo, comentó que en una economía abierta como con la que se cuenta, donde existe la oferta y demanda, la ley permite que los precios de estos combustibles los proponga el dueño.

“Entonces, si hay una gasolinera que se excede en sus parámetros de venta, siempre habrá otra con mejores precios, para eso existe la oferta y la demanda”, dijo Mijares Salum.

Asimismo, comentó que los empresarios deben ser cuidadosos para mantener un equilibrio en los precios y no quedar fuera del mercado, ya que los recursos son pocos y se deben cuidar, “los empresarios debemos tener cuidado en nuestros ingresos y gastos para que sea un negocio rentable, ya que con esto se van a generar utilidades”.

En cuanto a si está bien o mal la exposición que está haciendo el Presidente de estas gasolineras ante la sociedad, lo cual hasta cierto punto puede dañarlas y desacreditarlas, consideró que el Gobierno se está atribuyendo funciones que posiblemente en este momento no le corresponden, ya que existe una apertura para fijar los precios por la libre competencia; agregó que el Gobierno en su afán de centralizar y criticar las decisiones de una economía abierta, más bien está juzgando como erróneo lo que ha funcionado en otros países.

“Creo que no le corresponde al Gobierno Federal decir quién está vendiendo caro y barato en el tema de las gasolinas, porque entonces tendría que hacerlo en todos los negocios, ya sean restaurantes, hoteles, empresas, entre otras, y entraríamos en una espiral peligrosa, son decisiones equivocadas”, concluyó.