Golovkin y Álvarez superan la báscula y dicen que están listos para pelear

Proceso Digital

Redacción Deportes (EE.UU.), 14 sep (EFE).- El boxeador kazajo Gennady Golovkin y el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez superaron hoy la prueba de la báscula previa a su pelea del sábado en Las Vegas (Nevada, Estados Unidos) y ambos púgiles se dijeron listos para combatir.

Golovkin pesó 72,5 kilos, mientras que “Canelo” dejó la aguja de la báscula en 72’4 para el combate en el que están en juego los títulos del kazajo de peso medio avalados por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y del Consejo Mundial (CMB).

Al concluir la ceremonia de pesaje, ambos se enfrentaron, en una pura promoción del evento, cuando “Canelo” se dirigió a GGG y colocó su cabeza contra la suya, pero el mexicano pareció perder la calma cuando Golovkin le empujó con la testa y le hizo retroceder.

Los equipos de los dos peleadores intervinieron rápidamente para separarlos.

Ambos púgiles iban a enfrentarse a principios de este año, pero dos semanas antes del combate el mexicano dio positivo dos veces para clenbuterol, por lo que tuvo que suspenderse la pelea.

Golovkin dijo que se sintió decepcionado por las actitudes de Álvarez, y siguió descalificando la excusa que dio “Canelo” sobre haber comido carne contaminada. Él cree que utilizó a propósito el clenbuterol.

Al concluir la ceremonia de pesaje, cuando se le preguntó a Golovkin qué pensaba del “Canelo” y del combate a solo una horas de que se celebre, dijo: “Lo veo como un payaso”.

El titular del peso medio agregó que su rival “no es un tipo verdadero” e indicó que “el sábado habrá una guerra real” y que esta “no es una pelea cualquiera, es una pelea especial”.

El entrenador de Golovkin, Abel Sánchez, dijo que “Canelo” llega al cuadrilátero con varias acciones poco honestas, ya que, recordó, además del problema del clenbuterol, en la pelea pasada llevaba los puños envueltos en una capa muy gruesa de vendas, “algo que incluso parecía yeso”.

Por su parte, Álvarez indicó que mañana piensa “disfrutar de una emocionante victoria” y que después de ganar a Golovkin en el pesaje de hoy este sábado va a “derrotarlo a él sobre el cuadrilátero”.

Descartó hablar sobre su suspensión deportiva y se limitó a decir que “mañana no habrá dudas de ningún tipo”.

No quiso decir tampoco si pronostica vencer por la vía del nocáut o por los 12 asaltos. “Lo voy a vencer, no importa si es de una forma o de la otra”, señaló. EFE