Grupos sociales dominicanos marcharán por todo el país contra la corrupción

Santo Domingo, 2 mar (EFE).- El movimiento dominicano Marcha Verde, que agrupa a varias entidades sociales, anunció hoy que el 13 de marzo venidero iniciará una peregrinación por todo el país en reclamo de que concluya el supuesto régimen de corrupción e impunidad que sufren los ciudadanos.


Los directivos de Marcha Verde, que presionan al Gobierno para que expulse del país a la constructora brasileña Odebrecht, bautizaron su accionar como la “llama verde del fin de la impunidad”, que simbolizan con una antorcha.

De acuerdo al grupo, los males que denuncian han sumido al pueblo dominicano en la pobreza, el atraso institucional y la vergüenza internacional.

“Encendemos y levantamos la llama verde porque no seguiremos permitiendo que la impunidad, que no es más que la complicidad entre ladrones, nos cierre las puertas al desarrollo”, indicó el colectivo en rueda de prensa.

Para Marcha Verde, la movilización nacional en las calles es la “única garantía” para someter a la Justicia a los sobornados del caso Odebrecht, recuperar el dinero robado al pueblo y sacar a la multinacional mafiosa del país.

El grupo, que organizó una concurrida marcha contra la corrupción el 22 de enero pasado y recolectó más de 300.000 firmas en todo el país recientemente, recordó que “tener la capacidad de soñar es la única forma de saber que estamos despiertos”.

Los convocantes detallaron que el 13 de marzo marcharán desde las ciudades de Mao (noroeste); Barahona (suroeste) y Higüey (este), para ir recorriendo localidades rurales y alcanzar las grandes ciudades.

Los organizadores, sin embargo, no informaron cuándo concluirían las movilizaciones ni si estas desembocarán en una concentración nacional.

Marcha Verde fue de los grupos locales que saludó la decisión tomada este miércoles por un juez dominicano, de no homologar el acuerdo alcanzado entre la Procuraduría General de la República y Odebrecht, mediante el cual la transnacional devuelve al país 184 millones de dólares, el doble de los 92 millones que admitió pagó en sobornos entre 2001 y 2014 para adjudicarse contratas públicas.

En su discurso de rendición de cuentas del lunes pasado, el presidente dominicano, Danilo Medina, afirmó que el acuerdo con Odebrecht no implicaba la inacción de la Justicia contra aquellos responsables de aceptar los sobornos. EFE