Guatemala analiza declarar un estado de calamidad por sequía

El Nuevo Diario

Guatemala, 4 ago (EFE).- El ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentación de Guatemala, Mario Méndez Montenegro, dijo hoy que el Gobierno analiza declarar un estado de calamidad por la fuerte sequía pero insistió en que el fin último es combatir el cambio climático con miniriegos y semillas fortificadas.

En una entrevista con Efe, Méndez Montenegro reconoció que la tradicional canícula que enfrenta el país centroamericano es muy severa este año y según las últimas cifras, actualizadas hasta el pasado 2 de agosto, afecta a 166.414 familias.

Estas, continuó, pertenecen a 17 departamentos de los 22 que tiene el país y que son los más afectados: Jutiapa, Chiquimula, El Progreso, Jalapa, Quiché, Zacapa, Guatemala, Quetzaltenango, Retalhuleu, Suchitepéquez, Baja Verapaz, San Marcos, Huehuetenango, Sololá, Totonicapán, Petén y Sacatepéquez.

Estos datos, proporcionados a Efe, señalan que los cultivos más afectados son los granos básicos -maíz y fríjol-, aunque también hay café (en Chiquimula) y coliflor (en Quetzaltenango), y contradicen la versión de la diputada Marleni Matías.

La dirigente política había dicho este jueves que solo en Baja Verapaz había 22.000 familias afectadas, mientras que el ministerio asegura que en ese departamento son 4.617.

En total, son más de 125.000 hectáreas las dañadas, lo que representa una pérdida de más de 345,49 millones de quetzales (unos 46,1 millones de dólares).

El ministro también dijo que desde su cartera se está trabajando para combatir esta situación provocada por el cambio climático y agregó que por ello esta semana estará en Washington para obtener semillas resistentes a la sequía (entre 50 y 60 días sin agua) y obtener sistemas de miniriego.

“Queremos hacer este tipo de medidas (…) porque si fortalecemos la agricultura ayudaría muchísimo para evitar la migración ilegal, ya que esta se da en su gran mayoría en estas áreas por la falta de oportunidades”, proclamó.

El ministro rebatía así a la diputada integrante del bloque opositor del partido Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), quien aseguró que la cartera no cuenta “con un trabajo real” para enfrentar la falta de alimentos por la canícula en el Corredor Seco.

Méndez Montenegro, que admitió que las cifras de afectados son “escalofriantes”, indicó que una de las medidas que se barajan es declarar un estado de calamidad para atender toda la emergencia pero agregó que primero estudiarán todas las posibilidades para tener “todas las herramientas”.

El objetivo de su visita a EE.UU., continuó, es establecer una relación recíproca y de colaboración entre su ministerio y el departamento de Agricultura de ese país para llevar a cabo acciones orientadas a fortalecer la institucinoalidad agrícola que facilite el intercambio comercial para el aprovechamiento y el intercambio de las exportaciones.

En las épocas pasadas, las sequías han dejado hasta 3,5 millones de personas en necesidad de asistencia humanitaria en Centroamérica, una de las regiones más vulnerables a la canícula por la variabilidad climática y la exposición a fenómenos extremos. EFE