Guatemala declara el “estado de calamidad” por los incendios

Guatemala, 18 abr (EFE).- El Gobierno de Guatemala declaró hoy el “estado de calamidad” pública en todo el país por los incendios que afectan en especial al departamento de Petén, la cuna de la civilización maya y uno de los últimos pulmones de América, donde han consumido más de 1.500 hectáreas según cálculos preliminares.

La declaración del “estado de calamidad”, aprobada este martes por el Gabinete de Gobierno, tiene como fin de ayudar a la emergencia nacional para regular las donaciones y las compras.

La medida regirá por un periodo de 30 días a partir de mañana, cuando se publicará en el diario oficial, aunque el Congreso tiene un plazo de tres días para decidir si lo ratifica o no.

El decreto, leído por el secretario general de la Presidencia, Carlos Martínez, acompañado por otros funcionarios, afecta a todo el país debido a que 20 de los 22 departamentos están en riesgo por el calor, aunque Petén es dónde más daño está causando.

Un total de 16 incendios, 2 de ellos bajo control, continúan amenazando la Reserva de la Biosfera Maya, que se está consumiendo poco a poco por las llamas a pesar del trabajo que realizan, de acuerdo con los datos oficiales, unos 350 bomberos, militares, guardabosques, voluntarios y tres helicópteros anti-incendios (2 de México y 1 de Honduras) porque Guatemala no tiene.

Los fuegos han afectado a los parques nacionales de la Laguna del Tigre y Sierra de Lacandón, el Triángulo de Candelaria en la Zona de Usos Múltiples de la Reserva de la Biosfera Maya y otras áreas protegidas.

La Reserva de la Biosfera Maya, en el departamento más septentrional de Petén en Guatemala, abarca más de 2 millones de hectáreas de selva tropical de tierras bajas y montañosas, y forma parte del bosque tropical que se expande en México y Belice, una de las mayores extensiones de bosque tropical de la región.

En esta área los daños están siendo “irreversibles, incuantificables e invaluables”, según el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap).

La zona es conocida por sus niveles particularmente altos de biodiversidad, hogar de jaguares, pumas, ocelotes, monos aulladores o tortugas de agua dulce, entre muchas otras especies.

Petén, que tiene una extensión de 35.854 kilómetros cuadrados, es el más grande de los 22 departamentos de Guatemala y debido a los incendios permanece en alerta roja desde el 10 de abril.

El Estado de calamidad le permite al Ejecutivo allanar varios procedimientos de ley para atender la emergencia, en este caso los incendios forestales, y coordina todas las acciones a través de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) y el Sistema de Prevención y Control de Incendios Forestales (Sipecif).

Además, permite evacuar a personas dentro de áreas afectadas por el fuego o que estén en peligro, coordinar albergues y exime de obligación la licitación de bienes y servicios para atender la emergencia, así como de impuestos a las donaciones.

El portavoz de la Presidencia, Heinz Heimann, dijo que se integrará un equipo interinstitucional para garantizar la transparencia en las compras dentro del estado de calamidad.

El Gobierno tiene 200 millones de quetzales (unos 26,6 millones de dólares) como un fondo de emergencia y estos serán utilizados durante este Estado de calamidad pública.

La Ley de Orden Público, en su artículo 14, establece que el estado de calamidad pública podrá ser decretado por el Ejecutivo para evitar “en lo posible los daños de cualquier calamidad que azote al país o a determinada región, así como para evitar o reducir sus efectos”. EFE