Ha gastado AMD 22 mdp extras en electricidad

Hasta 22 millones de pesos adicionales a los que se pagaron durante 2016 por concepto de energía eléctrica fueron los que desembolsó Aguas del Municipio de Durango durante el presente año, lo que ha complicado las finanzas del organismo, según comentó su director Rodolfo Corrujedo Carrillo.

Aseveró que los altos costos del servicio de energía emitidos por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se han vuelto incosteables, ya que el aumento ha sido de hasta un 30 por ciento, traducidos en 22 millones de pesos, por lo que de haber un nuevo incremento se tendrían que tomar medidas severas; “aún no está contemplado un aumento al recibo, pero es posible”.

El funcionario detalló que el incremento del 30 por ciento se traduce en pasar de un recibo de 7 millones de pesos al mes a 11 millones de pesos, 5 millones de pesos extraordinarios que mes con mes, desde enero, han ido dejando en números rojos al organismo; “nosotros no recibimos ningún tipo de subsidio en este tema, operamos a través del pago que hacen los usuarios”, expresó.

Detalló que diversas ciudades como Cuernavaca, Chalco, San Luis Potosí, Torreón y Gómez Palacio han sufrido cortes por parte de la comisión por este tema, por lo que se busca evitar llegar a ese punto; “si una hora sin el servicio pone en caos a varias colonias imagínense lo que sería que toda la ciudad se quedara sin agua tan solo por un día, por eso queremos evitar llegar a eso”, dijo.

Agregó que se han planteado algunas alternativas para dejar de depender de la energía eléctrica como son las celdas solares, pero para ello hace falta espacio en los pozos; “otra opción son los huertos solares, pero se requiere mucho recurso y la inversión tarda en recuperarse 8 años, es por eso que necesitamos que Agua Futura se concrete para traer agua de la presa con una potabilizadora”.

Corrujedo Carrillo ahondó que otro problema que se avecina es el relacionado a los incentivos que el Gobierno Federal otorga a los organismos operadores por el tratamiento de aguas residuales ya que este en breve desaparecerá, lo que obligará a muchas ciudades a arrojar sus aguas negras sin tratar a los ríos y que en Durango se ha traducido ya en una pérdida de 40 millones de pesos.