Habría cierres masivos de restaurantes a partir de enero 

restaurantesDada la precaria situación económica que impera entre la iniciativa privada y los pronósticos negativos para el próximo año en materia de circulante varios restaurantes de la capital se verían obligados a cerrar sus locales a partir de enero manifestó Alejandro de la Peña López, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac).

El entrevistado indicó que hasta 30 por ciento de los agremiados se verá en la necesidad de solicitar un préstamo para hacer frente al pago de prestaciones propias del mes de diciembre, por lo que se están buscando alternativas como la creación de un fondo, esto para evitar que las cuotas bancarias sean motivo para que los empresarios pierdan su patrimonio.

En ese sentido advirtió que si bien se espera que la mayoría de los restauranteros pueda hacer frente a esta difícil situación, algunos sacrificando una parte o todas sus ganancias, una buena cantidad apenas podrá llegar hasta diciembre, teniendo que cerrar en enero; “vemos difícil que estas empresas puedan sobrevivir a la cuesta de enero sin un respaldo de ganancias”, dijo.

Enfatizó que la difícil situación económica, producto de la falta de liquidez y la pérdida de poder adquisitivo de los comensales, ha provocado que muchos empresarios cierren o traspasen sus negocios, que en el caso del sector restaurantero ya ha costado tres clausuras y cuatro traspasos en lo que va del año, además de que varios no sobrevivirán para diciembre.

De la Peña López indicó que en esta precaria situación se encuentran algunos restaurantes del Centro Histórico, además de otros de los corredores Guadiana y Felipe Pescador, que buscarán realizar el traspaso de sus comercios con la finalidad de no sacrificar la planta laboral; “estimamos que en el primer bimestre de 2017 veremos plazas comerciales con locales vacíos”, expresó.

Comentó que en caso de que no todos los negocios que cierren consigan quedar en manos de nuevos emprendedores los agremiados buscarán absorben la mayoría de las personas que queden desocupadas en algunas vacantes que estén libres o en plazas nuevas que oferten; “el problema es que a veces no se ocupan las vacantes porque se consideran mal pagadas”, finalizó.