Hallan el esqueleto de un chino que se perdió en el desierto hace medio siglo

Pekín, 2 dic (EFE).- El esqueleto de un emigrante chino que se extravió en un remoto desierto del noroeste de su país ha sido hallado 56 años después de que se perdiera todo contacto con él, informó la policía local, que logró identificar el cuerpo gracias a tres cartas que llevaba en una bolsa.


Según informó la agencia oficial Xinhua, los restos pertenecen a Li Zhonghua, un hombre de la provincia central de Sichuan que emigró a una granja en la desértica región noroccidental de Xinjiang y perdió contacto con su familia a principios de los años 60 del siglo pasado, cuando esa granja se declaró en bancarrota.

Los restos de Li fueron encontrados en el desierto de Dalangtan, a unos 100 kilómetros de donde residía (la localidad de Ruoqiang), por unos turistas el pasado 15 de noviembre, y anoche la policía de la zona confirmó su identidad.

Los huesos hallados todavía tenían restos de ropa -camisa y pantalones azules y unos zapatos amarillos de piel- así como una pequeña bolsa en la que se encontraron una linterna, un par de gafas, un trozo de periódico y tres cartas que permitieron por sus matasellos concretar que Li se extravió entre 1960 y 1961.

“En esa época, muy poca gente entraba en esta zona, y aquellos que lo hacían generalmente morían de hambre y por el frío extremo”, señaló el jefe de policía Tang Tuohua, de Mangya, la localidad más cercana al lugar del hallazgo.

La viuda de Li, de 88 años, aún vive, así como sus dos hijas, que recibieron la noticia del hallazgo entre lágrimas.

“Nunca pensamos que había muerto, sólo que no quería regresar a casa”, señaló Li Junran, una de las hijas del desaparecido, que en esa época tuvo varios trabajos lejos de su hogar y también se empleó como trabajadora en la construcción de líneas ferroviarias.

“Somos una gran familia, pero el hogar no es feliz sin él”, aseguró emocionada la otra hija al conocer la noticia.

El hallazgo la semana pasada del esqueleto causó mucha expectación en China, ya que algunos abrigaron la esperanza de que perteneciera al científico Peng Jiamu, un afamado experto en el país que desapareció el 17 de junio de 1980 en el desierto de Lop Nur, muy próximo al lugar donde se han encontrado estos restos.

Peng desapareció sin dejar rastro en una expedición científica en Lop Nur -el lugar donde China llevó a cabo sus primeras pruebas con armas nucleares en los años 60-, poco después de decir a sus colegas que se alejaba un momento del campamento para ir a buscar agua. EFE